Javier Montes Camarena

“Política: lucha de intereses disfrazada de conflictos de principios”

Ambrose Bierce.

Déjenme decirles que: Los políticos se quejan de la severidad con que muchas de las veces se les juzga, pero nunca dicen nada cuando entran al mundo de la corrupción.

Esto último le viene ocurriendo al secretario de Educación estatal Óscar Javier Hernández Rosas quien dejó escapar la oportunidad de fijar una conducta intachable, al contrario, su concepto de política y sociedad es el trinquete, el cuánto me llevo y un exceso de frivolidad que lo ha conducido a convertir a la Secretaría de Educación Estatal, en un lodazal.

Esta última escena la va reconociendo el magisterio colimense en general, la corrupción, la desorganización y el desinterés reflejan algo de mucho mayor fondo que ya es del dominio público.

Es tan interesante lo visible como lo invisible, la realidad en su conjunto no sólo es una porción. Y es que, sin indicios sólidos, referentes firmes, una educación sin futuro y diagnósticos lamentables de rapiña, un pronóstico, vale tanto, como una profecía.

En estos últimos 13 meses del Gobierno de Nacho Peralta, donde la propaganda domina sobre la información, el deseo sobre la realidad, la consigna sobre el razonamiento, el conciliábulo sobre el debate, la corrupción sobre la honestidad, el despilfarro sobre la austeridad y los acuerdos bajo la mesa sobre la garantía de un buen Gobierno, la predicción viene rebotando entre las puertas del paraíso y las del infierno.

El sinvergüenza secretario de Educación de Colima Óscar Javier Hernández Rosas va monopolizando la educación según sus recursos, intereses y posturas, queriendo dominar, vía, chambas, contrataciones o “chayotes”, encontrar eco y respaldo de emisarios del pasado, muchos de ellos, “aviadores”.

La fragilidad política del Gobierno peraltista, así como la mezquindad y la falta de honestidad, transparencia y congruencia del “secretario corrupto” en su ejercicio, permiten suponer lo que se quiera y profetizar que lo peor, está por venir.

En esa circunstancia los favorecidos y beneficiados por la corrupción del titular de la Educación estatal permiten suponer que no desaprovecharan (mientras dure) la oportunidad para aumentar lo ganado empleando su fuerza a fondo para saquear a esa secretaría.

Ciertamente, el Gobierno peraltista no ha atinado en elaborar un discurso que articule y engarce honestidad, decencia y transparencia o bien, no lo ha elaborado porque ésta administración carece de concepto y constituye un proyecto político invertebrado donde la corrupción es “santo y seña”.

Sí la administración de Ignacia de Noche ha decidido seguir engañando a los colimenses con el “Vas a vivir feliz”, la frase deberá llevar por lema: desorden y retroceso. Por ello, son muchas, variadas y descoordinadas las acciones emprendidas por el “secretario corrupto”, a paso firme, va para atrás.

Si se continúa por hacer nadar a Óscar Javier Hernández Rosas se juega con la estabilidad educativa, sí a éste < ballenato > insisten, desde Casa de Gobierno en mantenerlo en la pecera, los tiburones de la SNTE y la CNTE lo van a saborear cuando tenga que negociar con ellos. Mantenerlo ya es un riesgo, sobre todo, cuando ya no tiene aletas.

El Gobernador José Ignacio Peralta Sánchez vive en el país de las maravillas. Sin un solo argumento para rescatar la educación de las malas manos en donde se encuentra y, lo que es peor, sin una agenda común para Colima en esa materia.

Ya no cabe preguntarle al señor Gobernador a dónde quiere ir, sino hasta dónde quiere llagar con un “secretario corrupto” al que ya van varias veces que lo agarran con “las manos en la masa”.

El peligro acecha y, Nacho de Día, en vez de conjurarlo, lo alienta. Hasta cuando Nachito.

Ahí se ven.

ENLACITOS

GABINETE DE PERRUCHOS: Es un secreto a voces que el “Gabinete” del Gobernador del Estado se encuentra “confrontado”, se descalifican los unos a los otros y, algunos utilizan a sus “periodistas” a su $ervicio para evidenciarlos y, de paso, ponerlos como lazo de cochino, Arnoldo Ochoa González puede dar fe del “fuego amigo”.

EMBARRADO: Muy comprometido está Pedro Peralta Rivas primo incómodo del Gobernador Nacho Peralta en el escabroso asunto de su socio y operador político Rogelio Salazar Borjas a quien detuvo la PGR con 30 kilos de Cocaína.

Los periodistas libres no tenemos la culpa de las malas compañías de Pedro Peralta Rivas, quien por cierto, anda preguntando cómo fue que el exgobernador asesinado Silverio Cavazos Ceballos balaceo mi casa y mi automóvil con nueve proyectiles nueve milímetros.

Don Pedro, nadie se muere en la víspera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.