TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa

 

El Secretario de Planeación y Finanzas del Gobierno del Estado, Carlos Arturo Noriega García, está en todo su derecho de invertir en los negocios que le plazcan, los muchos millones de pesos que ha ahorrado, más que del sueldo, de lo que le toca de las comisiones, moches, entres, porcentajes o retornos sobre los contratos de obra pública, adquisiciones de todo tipo, publicidad, gasto corriente, etc. Al único que debe informarle de su portafolio de inversiones es a su concuño y jefe José Ignacio Peralta, a nadie más.

Digno de celebrase es que Noriega García invierta parte de sus ahorritos en el muy costoso cultivo de papaya , no nada más en el ramo inmobiliario urbano de alta plusvalía, pues además de generar empleo agrícola hace una buena derrama económica en el municipio que en tiempos lejanos fuera la cartera verde del estado. Si le va bien en su nuevo giro hasta chile ancho cultivará, no se diga melón o sandía.

Don Carlos Arturo no debe avergonzarse ni sentir temor alguno de que lo ventaneen como nuevo rico agricultor hecho al amparo del tráfico de influencia y de la corrupción que ha campeado en el gobierno del feliz y seguro estado de Colima. Más que como nuevo papayero, al socio, cómplice, del gobernador Peralta, debe criticársele por su desastroso desempeño como irresponsable de las finanzas estatales, y cuya evaluación le corresponde a los diputados de la LIX Legislatura Local que siempre se han hecho de la vista gorda ante sus raterías y los abusos de poder asumiendo además actitudes y comportamientos francamente complacientes, respetuosos hasta la ignominia con quien los fondea tanto del dinero legal como de las jugosas compensaciones por debajo de la mesa, incluidas las propinas cada vez que le autorizan la contratación de créditos bancarios, por ejemplo.

Al secretario papayero peraltista debe exigírsele que rinda cuentas sobre los grandes negocios del sexenio como la compra venta a precio alzado de los terrenos a donde se desplazó la XII Zona Militar y del predio La Campana donde además andan bailando varias hectáreas de alto valor comercial en la franja que da al Tercer Anillo Periférico, la casita de Parque Royal, el fraude financiero y urbanístico del extremo norte de la Calzada Galván, los adeudos al Instituto de Pensiones del Estado de Colima que superan ya los doscientos millones de pesos, la ordeña de recursos presupuestales asignados a programas de salud que ha hecho a través de directores admnistratativos a su servicio, etc., etc., y etc..

A lo mejor como papayero sí la hará Carlos Arturo Noriega García, orgullo del nepotismo Peraltista, pero como Secretario de Planeación y Finanzas del Gobierno del Estado ni eficiente ni honesto ha sido, mucho menos ha parecido serlo, sino todo lo contrario. Y lo peor de todo es que todavía le quedan 17 meses y 20 días para seguir succionando el dinero del pueblo bueno y aguantador de Colima desde la Dependencia a su indigno cargo.

¿ Y el Sistema Anticorrupción, la Contraloría General del Estado, el Órgano Superior de Auditoría, Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernantal del Estado de Colima, la Secretaría de la Función Pública, la Auditoría Superior de la Federación, la Unidad de Inteligencia Financiera y demás órganos de vigilancia, verificación, fiscalización, control o como quieran llamarlos? Bien gracias.

La corrupción en los tres niveles de gobierno y en los tres poderes de la Unión seguirá alegremente campeando porque su combate es puro cuento, mucho ruido y pocos encausados ante la justicia y muy poco dinero recuperado. El Instituto para Devolverle al Pueblo lo robado tiene las arcas vacías porque nadie acata el mandamiento “no robar, no engañar, no traicionar” del Mesías Andrés Manuel López Obrador. Por eso Carlos Arturo “El Papayero” Noriega García no tiene nada de que preocuparse. ¿O sí?

EL ACABO

ü No contento con centralizar en su oficina el tráfico de contratos generadores de “retornos”, el secretario papayero ha obstaculizado, entorpecido, el desempeño de sus compañeros de gabinete que no le cotizan, escamoteándoles los recursos que tienen autorizados en el Presupuesto de Egresos del Gobierno del Estado. Todo ello a ciencia y complacencia de José Ignacio Peralta.

ü Los sedicentes luchadores sociales encabezados por el ex priista, ex verde ecologista y lo que mejor le acomode de cara al 2021, Mariano Trillo Quiroz, sigue cometiendo el delito continuado de “riesgo por contagio” al exponer de nueva cuenta el jueves anterior a niños y adultos mayores que sin ninguna protección sanitaria llevó a la presidencia municipal de Manzanillo para exigirle dinero contante y sonante, a golpes y sombrerazos, a la alcaldesa Griselda Martínez, quien se mantuvo firme sin ceder a los chantajes del ex diputado local y ex dirigente estatal del PVEM.

Por cierto, ya se le partido el rebaño en dos a Mariano porque la mitad de quienes los seguían terminaron.

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.