TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa

Exactamente un año y medio, dieciocho meses, permaneció Héctor Mora Gómez en el cargo de Director General de la Administración Portuaria Integral de Manzanillo, a pesar de que desde que recibió tal nombramiento apadrinado por Héctor López  Gutiérrez, Coordinador de Puertos y Marina Mercante, fue objeto de acusaciones por haberle surtido duro y tupido al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, cuando éste compitió con el candidato panista de aquél, Ricardo Anaya Cortés, hasta actos de corrupción y abuso de poder.

Lo que no pudieron lograr en su momento las denuncias ciudadanas ni el exhorto que senadores de la República le hicieron hace meses al Fiscal General de la República, a la Fiscal Especializada en Combate a la Corrupción, al titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, al Secretario de Comunicaciones y Transportes y a la Secretaria de la Función Pública, “a  investigar  y, en su caso, castigar los presuntos actos de corrupción, lavado de dinero y narcotráfico del Director General de la Administración Portuaria Integral de Manzanillo, Héctor Mora Gómez”, finalmente lo ha concretado el Secretario de Marina, Almirante José Rafael Ojeda Durán.

“No podemos garantizar mejores resultados en el combate al contrabando, al trasiego de drogas o armas, la salida ilegal de minerales no declarados y tantos otros ilícitos. La Secretaría a su cargo debe controlar las Administraciones Portuarias Integrales del país”, fue el contundente argumento de Ojeda Durán para sacar de la jugada a los viejecitos de la Secretaría de Marina. Sólo fue cuestión de tiempo para que la SEMAR asumiera el control de las administraciones integrales del país, incluida la joya de ellas que es APIMAN.

La defensa oficiosa y nada gratuita que a favor de Mora Gómez hizo el reportero Alejandro Pérez en la conferencia mañanera del viernes 17 de julio de 2020 cuando madrugó para alegar que “con administradores militares se afectará el comercio exterior y bajará la recaudación”, le dio la oportunidad al Secretario de Marina, José Rafael Ojeda Durán, de aclarar paradas:

“Con respecto a lo de las APIS, no estamos hablando al vacío, sabemos, tenemos datos duros. En el sexenio pasado, aquí incluso en Manzanillo hubo un almirante como administrador y tenemos los datos, la recaudación subió; otro caso en Lázaro Cárdenas, también se nombró a un almirante como administrador y la recaudación subió. No es lo que usted menciona y tenemos los datos. Simple y sencillamente por dos razones: una, porque el personal es honesto, hace las cosas bien; y la otra, porque al ser un militar que tiene un apoyo para la seguridad integral del puerto, lógico es que se evita que existan malos manejos. Ese es el tema en sí”.

Más que las denuncias públicas que Mora Gómez recibió hace año y medio  por haber denostado el nombre, vida, obra y milagros del padre de la “Cuarta Transformación”, Andrés Manuel López Obrador; y las acusaciones de actos de corrupción cometidos por aquel  cuando entre los años 2003 y 2006 despachó en el mismo cargo, Don Héctor sale destapado como tapón de sidra de la APIMAN porque donde manda Almirante no gobierna capitán.

Hay que recordar que la Secretaría de Marina Armada de México ya tuvo en su poder la muy codiciada Administración Portuaria Integral de Manzanillo a mediados del sexenio presidencial peña-nietista en el que agarró, para no soltar jamás, el control del tráfico marítimo a través de las capitanías de puerto que le quitó de las manos a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Gobierno Federal, pero el último round de la lucha de poder a poder, sin tregua ni cuartel, entre ambas dependencias federales, fue definitivo para la victoria de la SEMAR.

Héctor Mora Gómez parte de la APIMAN “canturreando su poema más triste”  a pesar de que la clase política local y la comunidad portuaria le rindieron pleitesía por su importante investidura; y los medios de comunicación su beneplácito al grado de que algunos de sus miembros tanto se  entusiasmaron por su empoderamiento que hasta lo vieron tomando posesión como gobernador de Colima el 01/XI/2021. El tiempode relaciones públicas y en acuerdos de negocios en grande llegó a su fin, igual que las altas expectativas que en torno a él muchos interesados construyeron sobre arena.

Héctor Mora Gómez se va con mucho más pena que la gloría por él disfrutada en su primera aparición como Director General de la Administración Portuaria Integral de Manzanillo. Una vez más quedará probado que segundas partes nunca son buenas, que si su amigo Coordinador de Puertos y Marina Mercante pudo subirlo a la “Cuarta Transformación” no logró salvarlo ante la embestida de los marinos liderados por el Almirante José Rafael Ojeda Durán.

EL ACABO 

ü Como el gobernador José Ignacio Peralta ya dio su aval para que las Administración Portuarias Integrales en el país pasen a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Marina, la suerte de Héctor Mora Gómez y su padilla está echada.

ü La misma empresa consultora MITOFSKY  que ubica a José Ignacio Peralta en el lugar 31 de los 32 gobernadores estatales del país según evaluación ciudadana de su desempeño como tales, ha dado a conocer que el alcalde emecista de Colima, Leoncio Alfonso Morán Sánchez, es el número ocho en el ranking nacional de 100 presidentes municipales evaluados durante junio de 2020.

ü La aprobación del 63.7% que recibe Morán Sánchez de sus propios gobernados, muy superior al promedio grupal de 45.7%, supera con creces los números de Peralta, motivo y razón que explican el entripamiento de éste y de la prensa a su servicio.

ü Tiene razón un lector de Tarea Política: La pierna de la temblorina de José Ignacio Peralta no fue la derecha sino la izquierda. Un disculpa por tal error, pero es que las tenía tan enredadas que se no distinguía a simple vista cuál era cuál.

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.