José Gilberto Ibáñez Anguiano

LA MANERA DE OPINAR DE…José Gilberto Ibáñez Anguiano 

*Columnista #G8 Independiente.

Dan en el blanco las recientes declaraciones del ex legislador José Santos Dolores Villalvazo y del alcalde de Coquimatlán, Orlando Lino Castellanos, quienes sin apasionamientos, con sensibilidad, madurez y sensatez política, aseveraron que los divisionismos, revanchismos y denostaciones al interior del PAN en nada abonan de cara a los comicios electores del 2018, evento donde tienen la encomienda de consolidar al Partido Acción Nacional como la primera fuerza política en la entidad.

José Santos Dolores Villalvazo  sentenció en entrevista con este reportero que el Partido Acción Nacional en Colima  “debe poner fin a más de dos años de conflictos internos para lograr objetivos en las elecciones del 2018”, pues además de que, como argumenta, “en nada abona generar enconos al interior del Comité Directivo Estatal”, los contendientes están ya cansados de tanta refriega intestina, pero más fastidiados aún, la militancia y la sociedad colimense en su conjunto.

Las próximas elecciones están a menos de nueve meses de distancia. Más les vale a todos los panistas colimenses ponerse serios y a trabajar  de cara al domingo 01/07/2018 cuando en Colima estarán en juego todos los cargos de elección popular  habidos y por haber excepto el de gobernador del estado, si no quieren que sus adversarios los cojan sin haberse confesado. Luego que no lloren cuando se los aclichinguen si no se aclimatan.

Tras calificar de atinadas las acciones que habrá de implementar Julia Jiménez Angulo, en la misma entrevista José Santos Dolores Villalvazo  apunta que “la militancia debe ser tomada más en cuenta y se deben sentar bases sólidas de cara al proceso electoral del 2018”, pero también los ganadores por mayoría relativa del domingo 07/06/2015 que acrediten estar en buena forma para la próxima contienda tienen derecho a decidir y a buscar la reelección o contender por otro cargo, y ciudadanos sin partido pero socialmente prestigiados, desde luego.

Más que sólo “respetar el voto de todos los que consideraron la mejor opción para llevar las riendas del panismo en la entidad colimense”, como recomienda José Santos Dolores Villavazo, lo que debe mantener a toda costa la nueva dirigencia es la identidad partidaria, la autonomía e  independencia ante el gobierno prianista de José Ignacio Peralta que ocupa el último lugar de aprobación de sus gobernados a nivel nacional obsesionado en cooptar a toda costa a la tradicional única fuerza opositora en Colima, Acción Nacional.

En virtud de que Enrique Michel Ruiz,  “una persona con trayectoria dentro del partido, me he conducido bien dentro del partido, les he dado votos y no soy ni menos ni más que ningún otro”, como se autodefine, decidió ejercer su derecho a presentar ante la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación un “Juicio de Revisión” atacando la sentencia que designa a Julia Jiménez Angulo como nueva dirigente estatal del Partido Acción Nacional en Colima, habrá que esperar unos días más para que la definitividad del melodrama quede establecida, después de lo cual a otra cosa mariposas.

Hay que ver para juzgar el nuevo matiz que le impregnará al cargo de presidente del CDE del PAN  una Julia Jiménez Angulo que, según José Santos Dolores Villavazo, quiere “lo mejor para el PAN y para Colima” y se declara   puesta y dispuesta a trabajar con renovados bríos y cercana al ciudadano de a pie.

“Deben tomar más en cuenta a quienes en cada proceso electoral hacen la talacha, es la base de nuestro partido. El PAN no lo conforman los edificios sino los militantes, los que hacen el trabajo en la calle, los que hacen la labor de convencimiento. Hay que voltear los ojos al interior del instituto político, debemos hacer un llamado a la unidad y a los liderazgos”, remata puntual José Santos Dolores Villavazo.

Pero más que buenos propósitos y sanas intenciones, si la nueva dirigencia estatal del PAN-Colima de verdad quiere ganarse la credibilidad y la confianza de sus compañeros de partido y de la ciudadanía colimense harta de simulaciones, debe desmarcarse a la voz de ya, fehacientemente, en los hechos, del gobierno peraltista que ha sido incapaz de cumplirles a los colimenses sus promesas de felicidad y seguridad. De no hacerlo a tiempo, se la chupará la bruja, la loca de la jaula que no es otra que su tía  la gobernadora madre a quien también su sobrino querido la tiene insatisfecha.

Al cuestionar este Reportero y Columnista al alcalde de Coquimatlán,  Orlando Lino Castellanos, éste precisó que, pese a no haber respetado el voto de la militancia panista de Coquimatlán, cuna de la democracia en Colima, tras ganar por vez primera el PAN una alcaldía, habrá disposición para trabajar en la consolidación del partido que es la primera fuerza política en la entidad, recuperar la mayoría en el Congreso del Estado con verdaderos panistas y no con quienes tan sólo buscan su beneficio propio.

Bien haya en decir que es esencial que Julia Jiménez Angulo, presidente del Comité Directivo Estatal del PAN, deje revanchismos a un lado, cite sin distingos a reunión urgente a los presidentes municipales panistas para sentar bases sólidas y que se reúna con la militancia para trabajar de cara a las elecciones de 2018 que ya se avecinan. Y a quien le quede el saco pues que se lo ponga, claro, contundente y preciso, dispara que  “la gente ya está cansada de ver panistas sumisos, requieren representantes comprometidos con su trabajo, que den buenos resultados y que vean ese contra peso real del Gobierno del Estado, así debe ser”.

“Yo no me quiero meter mucho en temas del partido, los órganos de jurisprudencia determinan quién gana o quién pierde, sí molesta un poco que no hayan respetado el voto de la militancia panista coquimatlense porque en el transcurso de la elección interna no se suscitó ningún problema, fue una votación cerrada, hablan de temas ambiguos, sí me desagrada la votación en Coquimatlán donde en el año 1994 se ganó por primera vez una alcaldía”, precisó.

A Lino Ceballos le da igual que sea Michel o Julia, él seguirá trabajando lo mejor que se pueda, esté quien esté al frente del Comité Directivo Estatal del PAN, cumpliendo a cabalidad con trabajo y buenos resultados, la encomienda que confirieron y haré su labor que le corresponde en la Comisión Permanente.

Y más claro ni el agua, mencionó que a consecuencia de las divisiones internas, el PAN no ha podido ganar la gubernatura, para lograrlo clama por un panismo unido para que sea una verdadera opción de gobierno, y pa’ que arremangue la cosa, el alcalde del municipio chiguilinero dijo no temerle a los procesos de selección de candidatos, ya que los cargos que he ganado han sido a través del voto de la militancia, “trabajo mata grilla”.

Su postura deja en un mensaje claro a la familia panista en la entidad colimense: refrendar en el 2018 ese voto de confianza, recuperar con militantes panistas y ciudadanos probos el Congreso del Estado para hacer el trabajo que la actual fracción panista de la LVIII Legislatura dejó de hacer, para frenar la división que no abona en nada a un estado democrático, que se abran esos candados y se transparente el trabajo.

Mientras son peras o son manzanas, en el PAN Estatal andan al más puro estilo de Marco Antonio Solís y Beatriz Adriana. Que vuelvan a ser, lo mismo que ayer. Que vuelva a brillar ese panismo de su querer. ¡Pásela bien!.

José Gilberto Ibáñez Anguiano

Representante de la Asociación Regional de Periodistas, Editores, Locutores y Cronistas Deportivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.