Aquí nada ni nadie importan. Nadie nos defiende de este gobierno. No paramos su insensibilidad, su arrase estatal. Colima está en venta. Se hace menos a las personas, a sus trabajadores, a su naturaleza. El senado aprobó una ley que complica la defensa de nuestra tierra. Se avecina una brutal depredación de Peña Colorada, quien tiene de operador, al vividor secretario de “fomento” económico, Carlos Domínguez. Se avecina la destrucción del ecosistema de la laguna de Cuyutlán con el pretexto de ampliar el puerto. Más fines económicos. Siempre el puto dinero. Se viene la destrucción del mayor pulmón de la zona conurbada Colima-VIlla de Álvarez con un parque inservible.Se viene una férrea lucha entre los trabajadores del gobierno estatal con esos que se creen sus patrones, y no lo que son: empleados temporales. Una lucha que no sólo atañe a todos. La “banda de los Prius” es peligrosa.

Comenzaremos el año con un Partido Accion Nacional secuestrado por lo peor del PRI. Por el gobierno estatal. Se fue el último contrapeso (que pudo ser) a este abominable gobierno.

Se vienen campañas que sólo redescubrirán a más chapulines políticos. Elecciones que sólo alargaran tres o seis años la manutención de políticos que no se cansan de mamarle al presupuesto. Elecciones que se llevan atención y recursos que mereceríamos los colimenses. Comenzaremos 2018 sin alcaldes, sin congreso, sin OSAFIG. Sin esperanza. Ya ni hablamos de seguridad, economía, salud. Para qué cebar la navidad.

El chisguete

Dicen que la voz informativa de Radio Levy, ya le cobrará a Guillermo Brun el favor de ser el único que le da voz a “Cómo vamos, Colima” y le pedirá una chambita (25 a 30 mil pesos al mes) en el Comité de Participación Ciudadana. Lástima, parecía un buen tipo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.