La contienda electoral extraordinaria por la gubernatura del estado se encuentra ya en su recta final. Quedan sólo diez días de campaña y catorce para la cita ciudadana dominical en las urnas. Como ocurrió en la elección anulada por las trampas que cometió el candidato de Peña, Videgaray, Zamora, Moreno, Ochoa, Anguiano y Sánchez, de nuevo los colimenses con derecho a votar dirimirán sólo entre dos protagonistas, el líder indiscutible de la carrera que llevará al vencedor a Palacio de Gobierno, Casa de Gobierno y Complejo Administrativo, el panista Jorge Luís Preciado Rodríguez, y el desbrujulado priista-verde ecologista-panalista-petista-otro panista, José Ignacio Peralta Sánchez. Los restantes cuatro participantes repitieron su papel de esquiroles fallidos de la alternancia política en la gubernatura, pues esta pinta inevitable a pesar de su burda cargada a favor del sobrino del editor empeñado en regresar por sus fueros.

Los conocedores y politizados colimenses saben que tienen en sus manos la inauguración de una nueva etapa en la vida pública del estado con la conquista a base de votos de la alternancia política en la gubernatura tantas veces diferida, atorada en el ya merito. La tendencia hacia la baja del nefasto PRI inició en la elección de gobernador de 1997 cuando a Fernando Moreno Peña le tupieron como a Bucho: duro, tupido y mucho; y tuvo otra caída en la elección extraordinaria de 2005 para en la anterior de 2015 ganar por apenas 503 votos más truqueados que los altos precios de los combustibles fósiles, la devaluación en 50% del peso mexicano y el enriquecimiento sin límites ni controles de la clase dorada tricolor. Estas facturas y muchas otras más le serán cobradas a Peña Nieto y Luis Videgaray en la persona de José Ignacio Peralta Sánchez el domingo 17/01/2016.

Y es que votar por el PRI es darle la aprobación al devaluado gobierno federal del mexiquense Enrique Peña Nieto y a sus incompetentes y clasistas mirreyes; a las casas blancas y otras propiedades inmobiliarias de todos colores; a los crímenes de estado; al desempleo, la inseguridad y la violencia imperantes en los 37 meses de la desastrosa para los mexicanos gestión peñanietista; a la restauración del viejo presidencialismo priista; al avasallamiento del poder central sobre la autonomía de estados y municipios; en síntesis, al autoritarismo presidencial resabio del PRI de siempre.

Quienes acudan a votar el domingo de la verdad decidirán entre más de lo mismo que representa el ex Secretario de Fomento Económico del gobierno de Jesús Silverio Cavazos Ceballos y cómplice del ex gobernador Mario Anguiano Moreno, y quien más que ser el candidato del Partido Acción Nacional es el candidato de la gente, el que le garantiza sacar al PRI de la cueva de Alí Babá donde lleva ocho décadas acumulando riqueza mal habida. Los priistas ajenos a la mafia fernandista saben que la hipotética victoria de Peralta Sánchez le abriría el acceso a la gubernatura en 2021 a su delfín José Manuel Romero Coello, y que al menos los próximos doce años no verían la suya. Para evitar el retorno al poder local de quien según su propio dicho nunca se ha ido, como suicidas no son, bajita la mano, votarán por la alternativa de liberación para ellos del yugo porril, el candidato del PAN Jorge Luis Preciado Rodríguez. La muy probable derrota del candidato con aroma a Pinos les daría a los priistas-priistas la oportunidad de volver a empezar.

Cuando sólo quedan diez días de campaña y doce para llegar a la gran fiesta ciudadana de la alternancia política en la gubernatura del estado, ha iniciado ya el vuelco hacia el lado ganador preciadista de los electores que se declaraban indecisos y de priistas y miembros de otras denominaciones partidistas que no quieren perder con la más que previsible derrota del candidato de Enrique, Luis, Elías, Fernando, Arnoldo, Mario y Héctor.

EL ACABO

• Cual si fueran agentes de la nefasta GESTAPO hitleriana o de la KGB estalinista, el tabasqueño delegado del CEN del PRI en Colima les ha ordenado a los priistas de su confianza reportarle todo atisbo de traición, espionaje y sabotaje de otros priistas en perjuicio de su candidato a la gubernatura José Ignacio Peralta Sánchez. ¡De este tamaño es la paranoia en la que los tiene acorralados el panista que no los deja dormir, Jorge Luís Preciado Rodríguez! De seguro que quienes sean cogidos en la maroma serán pasados por las armas en el paredón tricolor.

• En el cuarto de guerra sucia peraltista no caben de gozo y felicidad porque, según sus cuentas alegres, a once días de la elección, su gallo trespeleque le lleva dos puntos porcentuales de ventaja al panista Jorge Luís Preciado Rodríguez, mismos que comparados con las 14 centésimas, 503 votos, de la elección anterior, representarían unos siete u ocho mil votos. Pero si aseguran que van ganado por dos puntos porcentuales, la verdad es que están perdiendo lo partida por de seis a ocho puntos porcentuales de diferencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.