Alex Berber
Comm Politics por Alex Berber.
Al inicio del mandato de Ignacio Peralta, muchos colimenses se sintieron ofendidos porque el Secretario de Fomento Económico, Carlos Domínguez Ahedo, aseguró que su intención era convertir a Colima en “la pequeña Suiza” o “el Singapur mexicano”; fuera de bromas, en lo que sí se ha convertido Colima es en una pequeña “Venecia del Pacífico”, pues cada vez que llueve más vale tener una lancha que un automóvil, suceso que afecta las actividades empresariales, laborales y escolares de la mayoría de la población.
En este problema todos los niveles del gobierno son culpables. Obras federales malhechas, nula revisión de parte de los gobiernos estatales y municipales que estuvieron y están, confluyen en esa red de complicidades y corrupción típica de nuestro país, para que la zona conurbada de Colima tenga una de las peores vialidades que se conozca en toda la zona occidente de nuestro país.
Hay puntos de la zona conurbada (Colima, Villa de Álvarez, Coquimatlán, Comala y Cuauhtémoc) que son alertas de inundación desde antes de que llueva, que acaban con los vehículos y demás patrimonio familiar del que se le ocurra desafiar las corrientes de agua. La zona del Tercer Anillo a la altura de Zentralia, los Perros Bailarines, la Avenida V. Carranza, la Avenida 20 de Noviembre cerca del PRI Municipal, la Avenida Benito Juárez en la Glorieta de la Diosa del Agua, el cruce entre Avenida Tecnológico y V. Carranza, la Avenida Ignacio Sandoval, la carretera Villa de Álvarez-Minatitlán desde el nuevo IMSS hasta la desviación a Zacualpan, y muchos, muchísimos más, son puntos en los que se demuestra que hace falta una verdadera renovación de la infraestructura hidráulica, pues en ocasiones caen todos los milímetros de agua de una semana en apenas media hora.
En reciente entrevista, el alcalde capitalino Héctor Insúa habló que incluso han tenido que contratar una brigada privada, que se suma a la Dirección de Mantenimiento, para hacer frente a los bacheos posteriores a las lluvias, así como la remoción de escombro. Esto es un ejemplo de por qué deberíamos tener avenidas con concreto, y no chapopote, pero ese es otro tema.
Hace falta más personal para un trabajo de limpieza importante, para remover toneladas de basura de alcantarillas, de los ríos, de bocatormentas, es decir, una inversión importante, pues en Colima no tenemos la infraestructura más adecuada.
Es un tema complicado. En la referida entrevista de Insúa, explicó que las instalaciones hidráulicas y la red de drenaje tienen más de 40 años, y de hecho, hay un diagnóstico de que el 60 por ciento de ésta red se debe cambiar. La mayoría de esta red debe cambiarse nada menos que en el Centro de Colima y las colonias más antiguas de la Capital, donde ya cumplieron su ciclo de vida.
Ha llegado la hora de que todos los niveles de gobierno en Colima, sin importar partidos y colores, se pongan de acuerdo para bajar los recursos necesarios para mejorar la infraestructura hidráulica que permita captar la mayor cantidad de agua que se precipita en distintas partes de la zona conurbada. Claro, cuidando la calidad de las obras, no vayan a terminar como las remodelaciones del Centro de Villa de Álvarez que hizo nuestro flamante diputado federal Kike Rojas.
El tema de la infraestructura hidráulica en Colima es una prueba de fuego para nuestros políticos. De no aplicarse, la Secretaría de Turismo va a terminar haciendo el Champ Boat en Colima, y no en Manzanillo.
Pase de salida…
 
COLECTA DE LA CRUZ ROJA EN COMALA, ¿CON ÁNFORAS PIRATAS?
No estamos en “Chilangolandia”, pero me ha llegado la información de un caso típicamente chilango, aunque en este caso es en Comala, “Pueblo Mágico”. Resulta que durante la Colecta Nacional 2017 de la Cruz Roja en el municipio comalteco, varias personas detectaron ánforas hechizas, nada parecidas a las que se les entregaron durante el arranque de esta colecta, evento presidido por el Gobernador, Ignacio Peralta, por lo que ya se imaginarán que en querido Pueblo Mágica la comidilla está en grande. Estas “ánforas mágicas”, porque nadie sabe de dónde salieron, fueron detectadas en diversas actividades de recolección, por lo que no se sabe, bien a bien, cuántas de éstas eran realmente las ánforas devueltas a la Cruz Roja Mexicana. Un tema grave, que mancha la administración del alcalde que le gusta entregar cubetas, Salomón Salazar, y especialmente, al DIF Municipal que preside su distinguida esposa, Flor Larios Covarrubias.
AUDELINO, EL PROBLEMA DE TECOMÁN
No cabe duda que no hay administración que aguante el peso de una nómina tan pesada como la que tienen Audelino Flores Jurado y sus allegados en el municipio de Tecomán. Pese a la guerra sucia que emprendió el dirigente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Gobierno, Ayuntamientos y Organismos Descentralizados contra el alcalde Lupillo García Negrete, ésta no ha funcionado, pues la población no es ignorante y sabe que el verdadero problema son las altas prebendas a cambio de estabilización (si es administración priista), o desestabilización municipal (si son panistas), que ofrece este líder sindical a cambio de jugosos beneficio$$$…
 
*Columnista  #G8-Independiente…
Alex Berber

Autor del libro "El hacedor de goles ha muerto"

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.