Sergio Jiménez Bojado

LA lucha en la arena política de México, en estos tiempos de aparente democracia, muestra un asqueroso desaseo, donde es inevitable concluir que la corrupción generalizada, el repudio social masivo contra la mayoría de los partidos, tiene su origen en la ausencia de una cultura política y social. De ahí que el cómplice de la política corrupta, como el ciudadano “apolítico”, determinan el nivel cultural en política.

Tenemos ya más de 100 años hablando de democracia y de República, pero casi 35 de la implantación y dominio de un solo modelo económico que ha ensanchado los límites entre la riqueza y la pobreza, generando con ello hambre, angustia y desencanto en el grueso de la población, lo que confirma nuestro atraso en cultura política. Pues el manejo oligárquico y el autoritarismo de Estado en la política mexicana, siempre engañan con la faramalla de un supuesto juego democrático y electoral.

Y así, los actuales partidos vigentes, excepto Morena, han surgido con una cultura política fundada en la manipulación y el engaño. Pues todos llegan a la conclusión que lo fundamental es ganar, no importa cómo ni con qué medios, pues el objetivo de obtener el poder lo justifica todo. Y hasta ahora, no han conquistado el poder los más justos o capaces, sino los más hábiles en el arte de la retórica y la demagogia.

Los contenidos ideológicos son determinantes en los partidos, pues se trata sólo de dos direcciones: la de conservar el orden tal como está, con sus respectivos privilegios, o la de cambiar ese orden y construir otro nuevo. Para impedir los cambios, los grupos de poder siempre han recurrido a todo, incluyendo el asesinato. También crean partidos a modo, que simulan el juego democrático, no obstante, siempre ha habido oposición y valentía para exhibirlos, y más en estos tiempos, que se cuenta con la útil herramienta de las redes sociales.

Y nunca como ahora se había presentado en México una oposición organizada tan grande y eficaz, que los grupos y el partido en el poder se ven desesperados y obligados a recurrir a todo su catálogo de mañas. Un dato, sólo para ilustrar, en el Estado de México, previo y en lo que va de la campaña, todos los funcionarios de primer nivel federal han visitado cada uno más de 100 veces esa entidad, entregando todo tipo de insumos asistenciales y clientelares, con el obvio propósito de conseguir votos a su candidato que ya no levanta. Morena y López Obrador, por primera vez en la historia de México, han logrado articular un movimiento social que sobrepasa el nivel de aceptación y crecimiento, frente a los demás partidos, mismos que se han reactivado, pretendiendo manipular a la población sembrando el miedo, la confusión y la amenaza.

Pero como la amenaza de perder el empleo ya no asusta a los millones de desempleados, hoy estos partidos están recurriendo a la última medida desesperada, la mentira y la infamia. Ya es un hecho que AMLO encabeza la preferencia electoral de este país, que es conocido y reconocido por su honestidad, pues ya gobernó la ciudad más importante del país y no hubo pruebas de ningún tipo de malversación.

En el intento de impedir que Morena logre el cambio, los principales partidos, PAN, PRI y PRD, están recurriendo a la cultura política que conocen, a la de la mentira y la difamación, pues los partidos en cuestión representan a los únicos que molestaría y afectaría un cambio en México, a las castas del poder.

El triunfo de una nueva opción política en México elevará el nivel que hoy muestra la política. Mientras sigan gobernando los mismos, la política seguirá generando corruptos y ciudadanos pasivos, seguirá siendo el mismo lodazal del que seguirán surgiendo políticos despreciados por la población. Así que México necesita un cambio profundo, como lo propone Morena, para crecer como país y para heredar a las nuevas generaciones un horizonte, donde hacer política sí sea una vocación de servicio y de principios humanistas al servicio de los demás.

Sergio Jimenez Bojado

Luchador social y Presidente del Comité Ejecutivo Estatal Morena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.