En la semana nos enteramos que el gobernador compró un condominio de más de 7 millones de pesos a sólo 12 días de haber ganado la elección extraordinaria, y después de casi un año de no tener un trabajo formal (aunque tengo entendido que los candidatos sí reciben una remuneración). Ante esto, explica Nacho, el condominio lo adquirió con un crédito de 5.5 millones de pesos, y que el resto, lo pagó con su liquidación como subsecretario federal (no entiendo por qué lo liquidaron si él renunció para irse como candidato).

Primeramente, no entiendo cómo se dio a la tarea de ponerse a comprar un condominio, siendo que él declaró después de la elección extraordinaria, que no tenía tiempo ni para descansar por haber comenzado las tareas de transición.

Si uno fuera mal pensado, supondría que la compra del condominio se hizo con desvío de recursos en sus cargos anteriores, con desvío de recursos de la campaña, o tal vez, sea el pago de algún favor en el pasado o a futuro. Pero no seré mal pensado y mejor supondré que todo lo ha adquirido con dinero logrado con su esfuerzo, o quizás, por alguna herencia.

No me late nada el hecho de que Nacho haya adquirido este condominio con una hipoteca, porque según su propia declaración, ya tenía dos hipotecas, más un crédito automotriz (al parecer por finalizar), ¿A caso es de las personas a las que les gusta estarse endeudando a cambio de cumplir sus caprichos? Ya tuvimos dos gobernadores así, y los resultados están a la vista. Dice, además, que la compra la realizó “como inversión” ¿qué clase de inversión es sacar una hipóteca de 5.5 millones de pesos? ¿Ese es el manejo financiero que le espera al estado?

Nacho asumió el gobierno reestructurando diversas áreas de la administración con la finalidad de, supuestamente, ahorrar recursos. Llegó exigiendo la firma de renuncia a todos los trabajadores de confianza, corriendo a 106 trabajadores (más los acumulados hasta hoy), que representaban un gasto de 25 millones de pesos, más la cancelación de los honorarios a 208 personas.

Cientos de personas (y de familias) afectadas por ahorrarse 25 millones de pesos, cuando él, unas semanas antes, se había comprado un condominio por más de una cuarta parte de ese valor.

Ya sabíamos que Nacho Peralta carece de sensibilidad política, porque así lo demostró durante toda su campaña, pero el hecho de haber comprado una propiedad de 7 millones de pesos, y a las semanas, despedir a cientos de personas bajo el argumento de austeridad, no es cuestión de sensibilidad política, es cuestión de tener tantita madre.

Jesús CP.

"Hombre de costumbres."

1 COMENTARIO

  1. pues sí, desde que ganó creo que la mayoría sabíamos que iba a pasar. pero de los dos “candidatos” potenciales a “ganar” la gubernatura, ni a cual irle. ( por no decir que soy izquierdista al 100%)
    El problema aquí es, ¿cuando se va a ser algo contra la impunidad y la corrupción?.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.