Te escribo. En lo más profundo de la noche, en el grado más peligroso del  insomnio voluntario. Carcomiéndome los ojos y las últimas esperanzas. Con el corazón en fragmentos y con mil razones que se agolpan arbitrarias y nocivas en la garganta bien cerrada. ¿Qué más da?…  Si jamás en tus días de gloria recibirás ésta carta. Si  no llegará jamás el bendito final a mi espera inútil, deslucida y desgastada.

“Los mejores amigos”… Qué tontería… qué trampa de mi propio destino al disfrazarse de enemigo, en donde tú eres su cómplice cruel y favorito. Porque sabías que te amaba. Y aun así, dejaste que mi vida entera de tu esencia se embriagara. Comencé y terminé mis horas a la sombra de tu risa tejiendo mis alianzas. Ya no tengo nada. Todo te lo di. ¿Alguna vez te diste cuenta?… No lo creo. Tus ilusiones caprichosamente ausentes de mí, consumieron indulgentes tiempo y espacio. Y desgasté mañanas que no llegaron, invertí en promesas que no se hicieron. Pretendí tener por un breve instante toda la magia del placer de tu amor entero.

¿Qué has hecho?… ¿Cuándo decidiste dar sin remordimiento el último zarpazo que me aniquiló por completo? ¿Y qué supones, en tu derroche de egoísmo lo que debo hacer ahora?

Sabes que te amo. Tú lo sabías… y me duele hasta el delirio tu insolente traición bien ensayada. “Los mejores amigos”… qué fácil, qué simple resulta por tu boca  la resolución absurda a todos mis conflictos. Más sé bien que no te tocan ni conmueven mis afectos desquebrajados y febriles y ni siquiera mi cansancio acostado en imposibles descansará jamás  en la compasión de tu ternura…

Pero tú sigue convencido de que somos los mejores amigos, mientras yo te escribo ésta carta que no recibirás nunca.

 

Sendy Sámano

www.sendysamano.org

Escrito del poemario: “EL AMOR Y SUS CONTRADICCIONES”

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.