Te estoy olvidando en silencio.

Callado, sin habla,

Con un nudo en la garganta,

Que no me deja decirte adiós.

Tu partida,

Es una victoria callada,

Guardada con ansias en alguna parte de mí,

Para cuando ya de ti, no quisiera nada.

Si ya no vuelves,

Habré anclado, ciertos recuerdos a mi memoria.

Ciertos momentos, poemas y besos,

Que se fueron en maletas, aun cuando estabas tan cerca.

Yo nunca intentaré detenerte.

Te contemplo ajena, distante a mi mano,

a mis sueños, a los sentimientos que usaste como trapo,

Para limpiar las lágrimas, que otro había causado.

Adiós,

No voltees atrás,

ya no hay nadie esperando,

Lo que desde un principio, no pasaría.

Por Ramsés Solórzano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.