El Burladero por Fernando Herrera

Si tienen buena memoria recordarán la algarabía que se vivió en el H. Congreso del Estado de Colima hace unos meses cuando se dio la elección para la persona que ocuparía el cargo de presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima, una elección tan cargada de emociones por el intento de imponer a la licenciada María Elena Adriana Ruiz Visfocri la cual no logró su cometido debido a que obtuvo tan solo dieciséis  de los diecisiete votos necesarios y por tal efecto se armó un gran revuelo entre las tantas denuncias de intervencionismo por parte de la Súper Delegada Indira Vizcaíno a favor de Ruiz Visfocri y hasta los supuestos intentos de sobornos de trescientos mil pesos para conseguir los votos de los diputados.

            Después de haber estado en pausa debido a un amparo promovido por el actual presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado quien demandaba su derecho a la reelección, se llevó a cabo en un intento de madruguete otra votación para imponer a la candidata de los vizcainistas que fue presidido por peleas que solo sepultaron finalmente a los tres candidatos de la terna conformada por Adriana Ruiz Visfocri, Sabino Hermilo Flores Arias y Alma Guadalupe Gómez y tal como en el último tercio de las corridas de toros, les sonó el tercer aviso para matar por lo cual se devuelve el toro a corrales; conozca usted, lector, que la peor suerte que le puede pasar a un matador es que se le vaya vivo un toro por no poder usar bien el acero.

            Ahora, hay varias formas de ver éste suceso, uno es la falta de maniobrabilidad política por parte de los actores que intentaron impulsar el fallido acto de imposición lo cual se espera que les venga en contra y sobre todo si no se ponen a reflexionar sobre su forma de cabildear la cual tuvo un serio retroceso al haber tenido solo siete votos en lugar de los dieciséis logrados en el proceso pasado.

            Existe otra forma de analizar todo lo ocurrido, una forma que en lo personal prefiero, es la del aprendizaje, los servidores públicos deben aprender a dejar afuera los intervencionismos políticos y las excusas burdas en algo tan serio como lo es velar por el respeto a los derechos del hombre, la Comisión no debe de ser un arma de ataque a los enemigos políticos a conveniencia, sino un escudo que ampare a cualquiera que se le violen los derechos que por principio debería de tener como todo ser humano porque estos ni son de izquierda ni son de derecha.

*Estoconazo*

Se acerca el año electoral y muchos políticos están ansiosos de realizar el paseíllo aunque les falte la montera, casaca, capote, taleguilla o algunos que ni cuentan con toro o ganadería clara, pero la ciudadanía debe de estar viendo que matadores conformaran el cartel para la magna corrida y sobre todo ver quiénes son sus apoderados.

Fernando Herrera

Licenciado en Ciencia Política y Administración Pública por la Universidad Autónoma de Guadalajara y Secretario de la Peña Libre “Tomás Abaroa”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.