TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

El renovado amancebamiento político entre quienes propiciaron la debacle electoral del panismo colimense en los comicios del domingo 01/07/2018, Jorge Luís Preciado Rodríguez y Pedro “El más prisita de los panistas” Peralta Rivas, no presagia nada bueno para el partido blanquiazul de cara al 2021 sino todo lo contrario. Como el par de políticos pragmáticos ya se reconcilió por así convenir a sus intereses, ahora hacen desesperados esfuerzos para que sus respectivas huestes depongan sus actitudes beligerantes, guarden sus fierros y olviden agravios mutuos, pero al menos la mitad de unas y otras rechaza olvidar y perdonar, para volver mansamente a ser lideradas por la pareja de tan poco confiables pastores.

El primer producto de la reanudación del maridaje político Jorge Luis/Pedro es la integración a partes iguales entre preciadistas y pedro-peraltistas de la “Comisión Estatal Organizadora para la Elección del Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional en el Estado de Colima 2018-2021” que tendrá lugar el domingo16 de Diciembre de 2018. Según la presidente del CDE del PAN, Julia Jiménez Angulo, “la militancia está en los mejores ánimos de participar tanto en la elección nacional como en la estatal, pues el PAN está conformado por ciudadanía demócrata que siempre participa activamente en los procesos internos con responsabilidad y alegría”. ¡No pos ‘sí¡
“Sabemos de la importancia que tienen estos procesos democráticos que vivimos al interior del PAN, por eso quienes integramos el Comité estamos trabajando para que la militancia de Colima pueda vivir una verdadera fiesta democrática”, celebra Doña Julia a sabiendas de que la contienda interna negociada entre Preciado Rodríguez y Peralta Rivas es una simulación para imponerles a los militantes planilla única con Orlando Lino Castellanos a la Presidencia y Crispín Guerra Cárdenas a la Secretaría General.

Así planteada, de fiesta no tiene nada, mucho menos de democrática.
Ante el arreglo concertado entre Jorge Luís y Pedro con la bendición de José Ignacio Peralta, empiezan a surgir al interior de las filas panistas colimeñas voces que claman en el desierto por un nuevo camino, diametralmente opuesto al que las tiene hundidas en la barranca electoral, como la expresara recientemente por Fernando Antero Valle para quien “lo más viable para la elección interna que decidirá al nuevo dirigente estatal del PAN sería una tercera vía, con un candidato no identificado con los grupos antagónicos que actualmente tenemos. Necesitamos un liderazgo con creatividad, un perfil fresco, nuevo; tenemos liderazgos capaces”.

Parafraseando al claridoso presidente de la Comisión de Doctrina del CEN del PAN, Juan José Rodríguez Prats, Presidente de la Comisión de Doctrina del CEN del PAN, si Jorge Luis Preciado Rodríguez y Pedro Peralta Rivas imponen su non santa voluntad será el triunfo del continuismo de sus mismas malas prácticas políticas que llevaron al partido que tanto han explotado a la gran derrota electoral del domingo 01/07/2018, historia que se repetirá en 2021 si los militantes no se los quitan de encima de una buena vez y para siempre. Advertidos están.

Siguiendo el mal ejemplo que sus compinches les pusieron a nivel nacional, Jorge Luís Preciado Rodríguez y Pedro Peralta Rivas afinan “organización, entendimientos y pactos al margen de lo que institucionalmente debe hacerse, acuerdos que cuando llegan a los órganos del partido ya están más cuajados que otra cosa”, para imponerle a la militancia panista local la dupla Lino Castellanos/ Guerra Cárdenas. La salvación del PAN- Colima solamente puede venir de gente nueva, sin malas mañas, que lleva años ya marginada por los dueños de la franquicia panista en la entidad de las oportunidades de ser y figurar, ajena a los reconciliados bribones de siete suelas.

EL ACABO
Tiempo y oportunidad habrá de ver en vivo y a todo color el comportamiento en su proceso electivo interno a los panistas colimenses que tanto se precian de ser “ciudadanía demócrata que respeta la persona humana, guiada por el servir y no servirse, inmersa en la brega de eternidad en busca del interés común, respetuosa de la libertad de decidir…” Manuel Gómez Morín, su padre fundador; y Elenita Álvarez de Vicencio Tovar, su madre santa laica del panismo nacional, los estarán observando.

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.