Javier Montes Camarena

Javier Montes Camarena – Enlace Manzanillo-  G-8 Independiente.

Para Don Fernando Moreno Peña.

“Era callejero por derecho propio”

Alberto Cortés.

Déjenme decirles que: Se cumplió el ciclo de la vida político-animal; un Cachorro travieso, majadero, prepotente, soberbio, ambicioso y peleonero que de pronto se quedó solo, se salió de la perrera (PRI) y se fue de vagabundo a correr la legua por treinta días, no lo logró, la cadena del amo tricolor lo regresó al redil a lidiar con la borregada.

Regañado, pateado, descalificado, sin un diente, sin sus garritas afiladas, lleno de garrapatas, pulgas, su pelambre sucio y sin su Pedigree  volvió a su perrera tricolor de Torres Quintero, ya domesticado, hambriento, sin garras y con el hocico roto, corregido, ya convertido en Perro Faldero, ahora dócil,  ya no ladra ni salta, no mueve la cola, no muerde, lo están desparasitando y es alimentado con las sobras de la granja.

 Perro Faldero regresó a su perrera ciego, diciendo: “Qué todo está bien en el PRI de Manzanillo y, que “no ve”,  ningún conflicto, el capataz de la granja tricolor Cerdo-ta-do, un marrano-cochino le ordenó que debe cuidar rancho, que no vuelva a la calle, que no ladre.

Que socialice con los Perros de la raza de los Poncho miados, que no vaya a los desfiles a la ciudad y, mucho menos, juntarse con el bravo de la cuadra, un Mastín Napolitano anciano y mañoso o, con los perritos chihuahueños y ladrones (ladran mucho) Kikín y Piquín, que ya no lleve “Pancartas” en el hocico y, que a la voz de su nuevo amo, el protector de animales, mueva la cola.

Can amarrado. Así tienen en la granja priista a Perro Faldero en esta nueva etapa de su vida canina, Cerdo-ta-do el marrano-cochino le ordenó atender en sus espacios disponibles a su “percha familiar”, que no ladre fuerte y se conduzca con madurez y responsabilidad canina”.

A PERRO FALDERO  Lo considero mi animalito, lo enseñe a dar sus primeros pasitos en la política enviándolo a conocer a Cruela de Vil a la perrera de 20 de Noviembre para que los apadrinara, lo oriente, lo enseñé a mostrar las garritas y a medio ladrar, lo bauticé como “El Cachorro”, es de un gran criadero, peeeeeeeeero, le faltó ser agradecido, inteligencia, ingenio, intuición, instinto, disciplina, dignidad y con su ingratitud, se fue a la manada de Los Poncho Miados en Torres Quintero. Nunca fue un perro diferente.

Se salió de la granja que él escogió porque no aceptaba la esclavitud, se fue y la perrera tricolor lo regresó al refugio hecho un adulto, convertido, en Perro Faldero, perdió la dignidad, la vergüenza, el olfato, trasgredió su naturaleza de Cachorro y tiró pal monte; prefirió echarse y ser un perro adulto sin destino.

 Perro Faldero dejó de ser visible para aquellos canes tricolores que confiaron en que haría piruetas y maromas nuevas, que ladraría para encontrar una perrera nueva, con futuro, no fue así, se fue a la calle a taparlas, a dejar excremento, a ladrar como loco subiéndose a la azotea, a enseñar las fauces mostrándose malagradecido acompañado de una manada de perros mañosos, a morder a sus conocidos de la manada como Perro Faldero.

Pero llegó La Transmutación, el proceso natural de la vida animal, crecer y volverse huraño, feroz, violento, hoy está en una jaula encerrado, lo han atrapado, hoy, Perro Faldero no le sirve a la percha de Cerdo-ta-do ni tampoco él, les será útil en su cautiverio político porque ha perdido su habitad, su dignidad, su valor, su Pedigree.

Escribo esto por la noche, con mis perros Marlín, Mila y Junior Peluche para que no sean igual a Perro Faldero, los tres echados a mi lado, acompañándome, viéndome escribir escuchan atentos lo que fue un día un “Cachorro”, mismo, que dejó de serlo por su ambición, por majadero, prepotente, fatuo, frívolo, creído.

Y finalmente La transmutación, Rubén Álamo Navarro escogió volverse Perro Faldero, con las orejas caídas y mugrosas que cuando se acerque a pedir el voto lleno de garrapatas y pulgas para el PRI, va a recibir una patada.

Ahí se ven.

ENLACITOS

EL ROBO AL ¿AMIGO? : El finado empresario periodístico Humberto Silva Ochoa propietario de El Correo de Manzanillo sufrió en carne propia la traición y el robo de su ¿amigo? Héctor Crucito Pineda Lugo quien sin piedad le robaba seis mil pesos diarios de la venta del periódico, cuando lo corrieron se le descubrió un faltante de un millón 200 mil pesos, mismos que nunca devolvió gracias a la magnánima bondad de Don Humberto Silva Ochoa.

Testigos: el periodista César Hernández, La maestra Edith Sánchez familiar del Licenciado Silva Ochoa, y la señora Ignacia (Nachita) Cazares.

Acaso Héctor Crucito Pineda Lugo ya no recuerda que en el velorio de Don Humberto su viuda le volteó la cara y no quiso saludarlo ¿Por qué sería?

Próximo Jueves 18 otra fechoría del roedor: Crucito Pineda.

Éxito total de Nacho Peralta: No queriendo quedarse atrás del alcalde Héctor Insúa en eso de presentar artistas de primerísima línea, Ignacia Ceviches presentó en Palacio de Gobierno en el  Salón de Gobernadores  a “Pimpinela” con sus dos exponentes: Baldomero Díaz Gaitán y Carmen Mayahuel Hurtado Ortiz, por cierto, alta funcionaria de la Secretaría de Educación Estatal.

Bien por Ignacia de Noche que sí sabe de Tablee Dance. Hasta el Presidente Peña Nieto estuvo enterado por Nacha Ceviches del affaire de sus “Pimpinelas” en Palacio de Gobierno, por aquello de que el Presidente estuvo enterado de todo, de todo.

¡De última hora!: A Carmen Mayahuel Hurtado Ortiz de la SEP-Estatal se le vino el mundo encima por abusadora y prepotente, ya abundaremos.

Me puedes leer en: www.colimaxxi.com  =  noticiastecoman.com  =   ipuntocom.mx   =   lineasdelgadas.com   =   noticiasmv.org   =   portalzlo.com   =  www.digitalnoticias.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.