“El burladero” por Fernando Herrera

Fue en la Primera Guerra Mundial cuando se enfrentaron los bandos del Triple Entente y Las Potencias Centrales, acérrimos enemigos los cuales tenían unas enormes ganas de matarse unos a los otros y repartirse sus riquezas provenientes de sus vastas colonias para demostrar su poderío hegemónico en el escenario global. Fue a los pocos meses cuando la navidad llegó y con ella una tregua hecha por los mismos soldados, hombres cansados de vivir un fragmento del largo infierno que les esperaba decidieron intercambiar regalos, liberar prisioneros y convivir como hermanos… como hombres.

La tregua tristemente no duró, las hostilidades se reanudaron en lo que sería el conflicto armado más letal hasta la fecha, pero si algo nos enseñó esa corta tregua navideña fue que sin importar el caos la civilidad siempre se podrá encontrar, a veces la guerra solo continúa por el instinto del salvajismo que fácilmente vence a lo civilizado, tan solo hay que ver la teoría de la Ventana Rota para conocer lo cerca que se está del precipicio.

Cometeré un serio pecado al comparar un evento que conmocionó al mundo y que fue una gran sombra de grises tal como la Gran Guerra con la mercadotecnia electoral, aunque la guerra también es efecto de la política en prácticamente todas sus ocasiones. Desde la popularización de las redes sociales se ha venido escalando la guerra sucia política, Facebook, Youtube, Twitter e Instagram se han convertido en campos de batallas para las llamadas «Campañas de Contraste» que buscan relucir lo negativo de un adversario utilizando memes como sus armas e incluso las paparruchas, o sea noticias falsas, chismes, mitotes, burlas o como quieran llamarlo.

¿Esta estrategia sirve para ganar una elección?, la respuesta es sí; ¿esta estrategia provoca un desgaste en los ciudadanos y nuestro sistema?, la respuesta es también sí, el continuo forcejeo consistente en llamados de corrupción, acusaciones de asesinatos, adulterio, diferentes orientaciones sexuales, conexiones con el narcotráfico, crimen organizado y distintos personajes políticos curiosamente del Partido Revolucionario Institucional solo cansará a la población por el bombardeo de publicidad a mansalva que recae sobre ellos.

La ciudadanía no tiene una percepción positiva de nuestros políticos, no es extraño escuchar que la gente piensa votar por el menos peor o por el que menos roba, ya vimos el efecto de este sentimiento en la ola panista del 2015 y en la mayor morenista del 2018, claramente las campañas negativas o de contraste le seguirán apostando a este sentimiento, el problema vendrá cuando dichas acciones nos sigan provocando grandes cantidades de abstencionismo porque claramente ese es un problema que no hará más que agudizarse en el futuro próximo.

Esperamos que se pueda aprender algo de dicha tregua, que al menos por esta época para celebrar la natividad de nuestro Señor nuestros políticos concreten un cese a las hostilidades, que den un paso a un proceso civilizado, un proceso basado en propuestas, acciones y debates a la altura, pareciera algo raro de imaginar, pero si existe una época correcta para creer en milagros esa sería la navideña.

Estoconazo

Inconcebible que el número de alumnos en las escuelas taurinas de México sea infinitamente menor a las españolas, las escuelas taurinas municipales deben de ser la piedra angular para el crecimiento de la fiesta en todos sus ámbitos, desde verlo como una práctica saludable para los menores, como un centro de aprendizaje de la amplia cultura taurina y sobre todo como un semillero para nuestros futuros ídolos de la afición. Hay que apostarle al futuro y para eso será imperativo el apoyo de nuestras autoridades municipales, no les pediríamos mucho, solo que apoyen a nuestra cultura.

Fernando Herrera

Licenciado en Ciencia Política y Administración Pública por la Universidad Autónoma de Guadalajara y Secretario de la Peña Libre “Tomás Abaroa”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.