“Hay dos maneras seguras de llegar al desastre: Una, pedir lo imposible, otra, retrasar lo inevitable”

Francisco Cambó.

 

Déjenme decirles que el nuevo (es un decir) gobierno estatal de Colima nos va engañando ya que el nombramiento del titular de Turismo estatal va resultando todo un fiasco ya que un tal César Castañeda Vázquez del Mercado camina en sentido contrario al concepto de la razón de ser del Estado.

Su arribo al puesto que hoy ocupa (para mal) es tan sólo por formar parte de una de las familias “Bonitas” de Colima, su designación sólo ha reflejado ausencia, locuras, viajes lujosos e improductivos, glamur, mentiras, incumplimientos y una tarea turística que no tiene ningún principio para mejorar esta “Referencia (que no destino) Turística, la cual está muy lejos de obtener tan siquiera regulares dividendos.

Pero lo grave de todo es que su concurso como titular del ramo turístico va careciendo no sólo de iniciativa y desconocimiento de la Industria sin chimeneas, va adoleciendo de un verdadero modelo de reorganización institucional.

La política de saliva que va implementando el fragilito César Castañeda ni siquiera ha tenido el intento de insertar a nuestro estado en el contexto regional como una entidad con destino de playa ya que el tipo carece de una idea rectora de lo que es esta industria porque no es lo mismo a evadirse a ser un verdadero estratega de políticas agresivas que le reditúen a Colima no sólo mayores beneficios en la captación no solo de divisas sino de presencia de turistas nacionales.

El modelo viciado de la secretaría de Turismo estatal no tiene forma y menos dirección, tiene sí, una pinza peligrosa para las circunstancias de su principal mercado (Manzanillo).

La polarización ha encuadrado al puerto en un escenario disímbolo que no será nunca comprendido por Castañeda Vázquez del Mercado ya que no ha entendido ni entenderá la lógica política de una referencia turística como la nuestra que sufre cada día de más y más industria contaminante y un puerto interior (API) que provoca severos daños ecológicos y contaminantes al ecosistema que perjudican a los manzanillenses y a los turistas que nos vistan lastimando la convivencia y el comercio formal.

El Gobierno de Colima va siendo atorado por la secretaría de Turismo estatal, de todos es sabido que el nuevo gobernador José Ignacio Peralta Sánchez ha resultado un gobernante solapador, vaquetón, corrupto y sinvergüenza que es manejado no sólo por sus familias (paterna y materna) sino por los intereses mezquinos de siempre, lo que provoca que en esta materia en particular sea nuestro estado humillado y vapuleado en comparecencias en los medios y en el descontento social y empresarial.

Hace algunos días escuchaba en la radio al presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles del Estado Carlos Arellano Páez, en su alocución mostró no solo preocupación sino enfado, enojo y descontento por las nulas políticas de un secretario de Turismo estatal frívolo y despistado.

Se quejó de un Manzanillo sucio, inseguro, basuriento, sin vida turística y que no prefigura tener la mínima capacidad para desarrollar proyectos medianamente ambiciosos como los que se dan en el vecino estado de Jalisco donde se construirá en este año un Hotel Four Season en el municipio de la Huerta con 160 habitaciones.

También es necesario aplaudir la inauguración, de la playa incluyente de México enclavada en Cuastecomates, en el municipio de Cihuatlán, Jalisco. Este tipo de  destinos atienden a un importante segmento del mercado turístico, conocido en el mundo como “turismo accesible” y mejor llamado “turismo inclusivo”.

Me queda claro que la llamada Industria sin Chimeneas en Colima es barricada donde se esconden locuaces de la política como César Castañeda Vázquez del Mercado quien va quedando varado sólo, en la Industria de la declaración.

Manzanillo me duele por eso recuerdo al maestro Renato Leduc y su frase lapidaria: Pobre ciudad gobernada por sus enemigos, y lo decía con justa razón, sobre todo por los desfiguros de un secretario de Turismo figurín y unos empresarios hoteleros y restauranteros que sólo saben pedir pero no saben decir ¿Con cuánto nos apuntamos?

Y así se les ve pasar a un Gobierno de utilería y a un secretario de Turismo que va haciendo de sus < vacaciones pagadas > su más rotundo fracaso.

Ahí se ven.

ENLACITOS

MANZANILLO NOS DUELE: Vaya ridículo hicieron el “Asquitos” Nacho Peralta Sánchez y Gabriela Benavides Cobos, gobernador de Colima el primero, alcaldesa porteña la segunda al prestarse al engaño del titular de la SEMARNAT Rafael Pachiano Alemán al dizque reconocer como “Puerto limpio” a la Administración Portuaria Integral de Manzanillo (APIMAN) cuando ésta contamina los mantos friáticos, las coladeras y drenajes de Manzanillo vertiendo la mierda y desechos de aguas negras por la falta de drenaje en las instalaciones Portuarias.

Pero no solo eso, tiran en bolsas negras mucha caca y desechos en predios y lotes baldíos.

¿Acaso no lo sabían Nachito y Gaby? El tema da para más… ¡Ah y el API no paga el agua potable a la CAPDAM pero bien que la vende a precios estratosféricos a los buques! Servidos.

LAS TRANZAS DE UN REGIDOR: Es pregunta: ¿Quién es el regidor que le vendió en lo oscurito al ayuntamiento de Manzanillo pintura especializada para señalamientos por más de 1 millón 500 mil pesos? En la próxima entrega daremos el nombre. La negocia pues.

LA CORRUPCIÓN: En la subdelegación de Transportes del puerto dependiente de la Secretaría de Movilidad del Gobierno del Estado se dan los cochupos, los entres, las mordidas y la corrupción más escandalosa, ni modo, vivo ejemplo de las tranzas que hace Nachito Peralta Sánchez (a) el asquitos o su nuevo mote de   “Poco Hombre” como le dice Marianello Trillo Quiroz yo no ando de llevado.

Javier Montes Camarena  * Locutor y Periodista

 Me puedes leer en: ipuntocom.mx  =  noticiastecoman.com  =  www.colimaxxi.com  =  noticiasmv.org  =  portalzlo.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.