PARACAÍDAS

Muy bien por Nacho Peralta, es lo único que tengo que decir esta mañana. Yo dije que iba a hablar bien de su gobierno cuando hubiera lugar y hoy cumplo esa convicción: el gobierno del Estado le ha pagado 262 millones a la Universidad de Colima de la deuda histórica de casi 400 millones que le debe y se ha comprometido a pagarle el resto en un mes. Con esto, el gobierno del Estado refrenda su compromiso con el ámbito más sensible del desarrollo y progreso de nuestra entidad: la educación.  Y con quien es, para todos los colimenses, la institución más importante de todo el Estado: la Universidad de Colima. Una mención especial merece en todo este desafío financiero el secretario de Finanzas, Carlos Noriega García, quien ha conseguido lo que históricamente se le había denegado a nuestra querida alma máter: darle las condiciones para seguir cumpliendo la tarea sustancial de educar y formar a todos los colimenses, pues ésta es la única forma en que podremos limpiar nuestras calles de violencia, desigualdad y desesperanza. Yo he pasado más de veinte años de mi vida dentro de una universidad. Estuve once años fuera, en Nueva Zelanda, como director del Departamento de Español de la Universidad de Otago, la universidad más antigua de aquel país antípoda, y me di cuenta del presupuesto billonario que tenía dicha institución educativa y del valor e importancia que tenía la educación para los neozelandeses, un país sumamente civilizado, ordenado y cierto en el rumbo que debe tener una sociedad para conseguir su estado de bienestar. Digo lo anterior porque estoy convencido de que esta noticia no debe perderse entre las noticias gravosas que vemos todos los días. Es una noticia de noticias y debe ocupar las primeras planas y los comentarios de todos los que opinamos en busca de un Colima. El pago histórico a nuestra universidad que acaba de realizar el gobierno de Nacho Peralta no es, como ya lo dije, un compromiso solo con nuestra casa de estudios, ni tampoco con los colimenses, sino con la urgencia de progreso, armonía y paz que requiere todo nuestro Estado. Bien, pues, por el gobernador Nacho Peralta, bien por su secretario de Finanzas, Carlos Noriega García, y bien por el rector José Eduardo Hernández Nava, que no dejó de insistir en la importancia que tenía que esta deuda se saldara. En un mes estaría cubierta de forma completa la deuda histórica a nuestra alma mater, según lo prometido por el gobernador. Que así sea.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.