*Convocarán nuevamente a la alcaldesa de Manzanillo Griselda Martínez para que no se siga afectando a la población

*Diputadas y diputados manifiestan su respaldo para solucionar el problema

*Considera el Diputado Carlos César Farías Ramos pensar en la reubicación

El Congreso del Estado busca de manera inmediata, servir como intermediario, entre la autoridad municipal de Manzanillo y el Instituto para el Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable (IMADES), y lograr una solución al problema que se ha originado en ese municipio, tras haber sido clausurado su relleno sanitario el 8 de octubre pasado.

En mesa de trabajo convocada por la LIX Legislatura de la Paridad y Género, a la que fueron citadas las dos autoridades señaladas, solamente acudió al llamado el director del IMADES, Erik Guzmán Álvarez, con quien las legisladoras y legisladores interactuaron para conocer de manera exacta la problemática del relleno sanitario de Manzanillo y los motivos por los cuales se originó su clausura.

La reunión encabezada por la presidenta de la mesa directiva de la LIX Legislatura, Diputada Ana María Sánchez Landa y por el presidente de la Comisión de Gobierno Interno y Acuerdos Parlamentarios, Diputado Carlos César Farías Ramos, comenzó con la exposición por parte del IMADES, sobre el histórico de hechos ocurridos en el relleno sanitario manzanillense incumpliendo con el manejo de residuos sólidos dispuesto por la NOM. O83.

“Detectamos ese incumplimiento en el manejo de lixiviados, en compactación, recubrimiento y de la colocación de la geomembrana para garantizar taludes en buen estado”, señaló el funcionario estatal.

Citó que, en reiteradas ocasiones, se trató de analizar el tema con la autoridad municipal de Manzanillo, sin lograr conseguirlo, al igual que hacer llegar las notificaciones de ley correspondientes alertando sobre el particular, “hubo una falta de interés, por lo que esta clausura del 8 de octubre atiende a una llamada de atención a este grave problema de contaminación, a la que se fijó una multa de 794 mil 952 pesos”.

Erik Guzmán recordó que al día siguiente (09 de octubre) el ayuntamiento de Manzanillo presentó un programa de actividades para el relleno sanitario, en tan sólo 2 hojas tamaño carta, sin detalles, ni estudios, ni actividades que atiendan un plan estratégico para subsanar las observaciones hechas por la dependencia estatal, “me preocupa la postura de la presidenta de Manzanillo”.

Para hacer una puntualización, la presidenta del Congreso del Estado, Diputada Ana María Sánchez Landa, expresó que la noche del miércoles (20:15 hrs.) se trató de notificar en persona, en las instalaciones de la presidencia municipal de Manzanillo, citando que los guardias de seguridad del lugar comentaron que hasta las 20:00 hrs. se pudo haber recibido de manera formal.

Diputadas y diputados coincidieron que es urgente lograr una solución a esta problemática, de “salud pública” que se vive en Manzanillo, máxime la presencia de la pandemia originada por el virus SARS COV2 Covid-19, además de ser un importante sitio turístico y de gran importancia en el tema portuario y además se dijeron dispuestos a contribuir para encontrar una solución adecuada.

Por la problemática que reviste al relleno sanitario como foco de contaminación, lo cual se vuelve un pasivo ambiental que afectará por muchos años, las diputadas y diputados en sinergia con el IMADES, urgen la realización de una mesa de trabajo urgente con la presidenta municipal de Manzanillo Griselda Martínez Martínez para que a la brevedad se atienda esta problemática de manera institucional, dejando a un lado los tintes políticos.

Se dejó claro, que, dadas las condiciones presupuestarias del ayuntamiento porteño, puede continuar llevando a cabo la operación de su relleno sanitario por cuenta propia, sin el apoyo del gobierno estatal o de la iniciativa privada.

Para cerrar la mesa de trabajo, el presidente la Comisión de Gobierno Interno y Acuerdos Parlamentarios, Diputado Carlos César Farías Ramos pidió que, en lugar de buscar una reapertura del relleno sanitario, debería buscarse su reubicación debido a que se sitúa a 116 metros sobre el nivel del mar y que en línea recta hacia el océano pacífico hay entre 1.5 y 2 kilómetros, por lo que riesgo de contaminación es alto por el escurrimiento de los lixiviados.

Al cierre de la mesa de trabajo, se determinó volver a convocar a la presidenta municipal de Manzanillo Griselda Martínez Martínez, para que a la brevedad se reúnan las partes en mención y no seguir afectando a la población manzanillense y tampoco originar un problema a Tecomán por estar recibiendo, de manera gradual, los residuos sólidos del municipio porteño.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.