Armando García Chávez

Viñetas por  Armando García Chávez.

Hace unos días la urbe manzanillense se quedó sin el servicio de agua potable por mas o menos 6 u 8 horas, el motivo fue que la CAPDAM en manos, o manitas, de su Director, el Lic. Daniel Cortés,  instaló unas válvulas, una en la Av. Paseo de Las Garzas y otra más en la Av. Elías Zamora, sin duda una obra necesaria, además que bastante costosa porque según el boletín enviado el costo de éstas superaba los 8 millones de pesos, hasta aquí todo bien y digno de aplaudirse, porque no siempre se hacen arreglos de tal  magnitud, además se realizó en tiempo récord porque si bien es cierto estaba anunciado que no habría agua durante todo el día, debido a lo rápido con que hicieron la obra el servicio se reestableció en menor tiempo, un aplauso más para el Director de CAPDAM y su equipo.

Pero hasta aquí las buenas noticias, y empezaremos con las malas y es que, desde el principio de la obra en la Av. Elías Zamora, la CAPDAM se dedicó a tirar las aguas negras a la avenida, así, sin más a la calle, había en el lugar de la excavación sendas bombas que, a toda su capacidad, vertían aguas negras indiscriminadamente a la calle, sobre el asfalto y la tierra, en algunos lugares se formaban charcos y en otros el rio de heces corría alegremente.

Más adelante, sobre la misma avenida las alcantarillas convertidas en fuentes, también desbordaban su fétido contenido a la altura de la unidad cinco de mayo, pero bueno, para no hacerles el cuento más largo, todo el día el Valle de Las Garzas, la zona habitacional más poblada de Manzanillo,  estuvo oliendo a caca, y las aguas negras se pasearon por varias de sus calles y avenida y es que para hacer la mencionada obra se tuvieron que tapar varios ductos lo que ocasionó  que los drenajes se desbordaran.

Esta obra que puede y pudo traer grandes beneficios fue manchada por la caca que se regó ese día por todas las calles que he mencionado, y esto es un verdadero crimen contra la salud de los habitantes del Valle de Las Garzas, y es que al secarse estas aguas dejan tras de si un fino polvo que es levantado por el viento y llevado hasta nuestra cara, ojos, labios, casa, comida y agua ¿y sabe que? ese polvo, contaminado por las heces fecales, lleva millones de virus y bacterias que son las causantes de enfermedades, gastrointestinales, conjuntivitis y cólera en el menor de los casos, porque también llevan hepatitis y salmonelas, ahí nomás, eso fue lo que nos dejó Daniel Cortes y su equipo de descerebrados que no pudieron prever que las aguas negras inundarían el Valle y nos dejaría a los que ahí habitamos a nuestra suerte.

En un comunicado, no sé si enviado desde la Presidencia o desde la CAPDAM, decían que la obra era necesaria y que se asumirían los costos políticos de esta valiente decisión, y como de costumbre, alababan la determinación de nuestra alcaldesa y la efectividad del director Daniel Cortés, pues déjenme decirles que ellos, que no viven en el Valle, pagarán muy barata su osadía, caro, caro lo pagamos los que vivimos ahí, ya en días pasados las enfermedades de los ojos y gastrointestinales son cosa de todos los días entre los habitantes de los barrios uno al cinco, y todo por la valentía de nuestras autoridades que están dispuestas a afrontar los costos a costa de nuestra salud.

Armando García Chávez

El autor es Licenciado en Ciencias de la Comunicación, conductor del programa de Radio Palabras Mayores, por Radio Turquesa y Editor Fundador de la Revista Emprendedor, ha sido Director de Comunicación Social en el Congreso del Estado de Colima y el Ayuntamiento de Manzanillo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.