La Manera de Opinar de… José Gilberto Ibáñez Anguiano.

Bajo la sombra del cuestionado gobierno de Enrique Peña Nieto, el deplorable mandato del des gobernador y actual primer priista en la entidad colimense, José Ignacio Peralta Sánchez y el alicaído candidato a la presidencia de la república José Antonio Meade Kuribreña; aunado a las últimas deficientes gestiones tricolores, saldrán en busca del voto las que aspiran y suspiran a la alcaldía y a la diputación local por Cuauhtémoc, por el falto de credibilidad Partido Revolucionario Institucional (PRI), que tendrán que remar contra corriente por los últimos representantes que han tenido tanto en el Ayuntamiento como en el Congreso del Estado.

Para que arremangue la cosa, no les ayudara mucho el borrachín que tienen como presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Rogelio Humberto Rueda de Prensa, quien no ha sabido ser un buen líder priista, su incapacidad hizo que el partido tricolor sea actualmente la segunda fuerza política en el estado. Quien también a cooperado para la causa es el irresponsable, sinvergüenza y baquetón Octavio Tintos Trujilo quien será recordado por los cuauhtemenses por tan sólo haber gozado de una jugosa dieta como Diputado Local en la LVIII Legislatura. Y pues de los Regidores priistas Blanca Rocha y Aldo Martínez pues mejor no hablamos, ellos únicamente fueron a cobrar sus dietas en el cabildo cuauhtemenses.

Ivet Solís Aguirre, candidata a la presidencia municipal de Cuauhtémoc de coalición PRI-Verde es hija de Salvador Solís y en hablar de “Don Chavita”, es hablar de ese cacicazgo que dejó severos lastres en la comuna cuauhtemense los cuales, aún no han logrado subsanar en su totalidad; el apellido Solís, no es de gratos recuerdos en el antiguo San Jerónimo por lo que es otro factor que juega en contra para la aspirante y suspirante a la alcaldía de cara al proceso electoral del domingo 01 de julio de 2018 en donde, existen muchas probabilidades de que Ivet pague al final de cuentas, los platos que en su momento rompió sus señor padre.

A quien también se le vislumbra un vil calvario y viacrucis es a quien pretende llegar al Congreso del Estado por el Distrito VI que abarca todo el municipio de Cuauhtémoc y parte de la zona norte de la Ciudad de Colima, Osiris Romero Celis quien aunado a utilizar su cargo de Presidenta del Comité Directivo Municipal del PRI, en ser impuesta por su hermana, la entonces senadora fantasma, Mely Romero Celis, habrá de cobrarle la factura en los próximos comicios electorales, dejando chiflando en la loma a la Regidora Blanca Rocha quien también quería ser la abanderada.

Quizá ese aspecto sería pe cata minuta, en días recientes, me di a la tarea de recorrer gran parte del municipio de Cuauhtémoc, preguntar aquí, haya y acullá e inclusive, recurrí a San Google y, no encontré ninguna obra ni modesta ni relumbrón que haya gestionado a su pase por el Senado de la República la actual sub secretaria de Desarrollo Rural de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y también, aspirante y suspirante a la Diputación Federal por el Distrito uno, Mely Romero Celis quien muy sumisa acató las instrucciones de Fernando Moreno Peña para que Hilda Ceballos de Moreno (suplente de Mely), cobrara unas quincenucas como Senadora.

De tal forma, ese es un aspecto fundamental que le habrá de afectar en demasía a Osoris en su camino rumbo al recinto legislativo ubicado en Calzada Pedro A. Galván y Los Regalados; su hermana, jamás le tendió su mano solidaria como es debido a sus paisanos cuauhtemenses, tal vez no se rosa con la chusma, no son de elite, ni de su selecto grupo selecto de amistades y tan sólo los utiliza cada que anda de querendona para tal o cual cargo, quizá los veo bastante indígenas y aldeanos y así pretende imponer a su hermana (Osiris Romero Celis) como Diputada Local.

Que vil descaro de Salvador Solís de querer imponer a su hija Ivet Solís Aguirre como alcaldesa de Cuauhtémoc y que descaro de Mely Romero Celis de querer imponer a su hermana Osiris Romero Celis como legisladora. Con esos malos antecedentes que dejó el PRI en Cuauhtémoc, son muchas las posibilidades de que le apliquen la canción de La Arrolladora Banda El Limón de René Camacho. “Ni para bien ni para mal verdad de Dios de ti me acuerdo. Ya te olvideeeeee, es más como dijiste que te llamas”. ¡Pásela bien!.

José Gilberto Ibáñez Anguiano

Representante de la Asociación Regional de Periodistas, Editores, Locutores y Cronistas Deportivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.