TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

 

Si, como afirma José Ignacio Peralta, “La violencia en Colima es importada; Colima no es generador de violencia y los grupos delictivos que operan en el estado no tiene origen colimense”, también son de importación  los miles de víctimas de asesinatos, extorsiones, secuestros, desapariciones y robos, habría que suponer. Unos y otros puros fuereños, ninguno perteneciente al bueno, sabio y muy aguantador pueblo colimense.

El gobernador Peralta no se ha movido ni un ápice de su posición inicial respecto a que la violencia imperante en la entidad “es ocasionada por parte de grupos delincuenciales, particularmente de Jalisco y Michoacán, quienes utilizan al puerto de Manzanillo como parte de la ruta logística para el tráfico de mercancías ilícitas”, malandrines que no se atreve ni siquiera a identificar, mucho menos a perseguir.

Ante el incumplimiento de su compromiso de que con él en la gubernatura del estado los colimenses vivirían felices y seguros, José Ignacio clama por la inmediata llegada a la entidad de la Guardia Nacional porque, como finalmente lo acepta, “Colima  se encuentra entre los primeros lugares en homicidios dolosos”, por lo que juzga que una presencia importante de la GN debe ser prioritaria para el Gobierno Federal de la Cuarta Transformación que hace unos días fue atacada a balazos en la ciudad y puerto de Manzanillo en la persona de la alcaldesa Griselda Martínez.

Se entiende que quien se sabe y reconoce perdido a todas va, pero Peralta está creando muy altas expectativas respecto de la Guardia Nacional que es lo mismo que fueron las fuerzas federales de apoyo en el sexenio de sus amigos Enrique Peña Nieto y Luís Videgaray y Castro: “Sería un buen paso para ver la efectividad y coordinación con la Guardia Nacional; si con base en la experiencia se hiciera evidente que se necesitan más elementos, entonces se haría el planteamiento adicional, pero mi planteamiento va a que se cumpla lo que el propio Gobierno Federal ha propuesto para Colima ( 600 elementos) ”. Habría que preguntarle si su gobierno dispone de los recursos económicos para hospedarlos y darles alimentación, pues más claro que el agua está que los ayuntamiento no.

Como el atentado en contra de la Cuarta Transformación del que fue víctima colateral la presidente municipal de Manzanillo Griselda Martínez, ella lo considera motivado por la política, lo mejor para las autoridades locales en materia de procuración e impatición de justicia será que del mismo se ocupen las instancias federales respectivas:“Si los comentarios de la presidenta de que si es algo político, de la delincuencia organizada o ya está cuestionando la actuación de la Fiscalía del Estado, podría ser sano que lo atraiga la Fiscalía General de la República para evitar cualquier cuestionamiento, cualquier duda de carácter político”,  propone José Ignacio Peralta.

En opinión de Adalberto Carvajal Bereber, “que el asunto no quede en manos de la autoridad estatal es algo que agradecería la opinión pública, temerosa de que a nivel local le den virtual carpetazo a este expediente, como pasó con el homicidio en casa del ex secretario de Turismo con la promesa de entregar resultados en unos meses. Y es algo que debería tranquilizar a la clase política, nerviosa porque empiecen a recaer sobre cierto grupo de actores porteños las sospechas de ser autores intelectuales del atentado. Que el fuero federal atraiga un asunto que debiera resolver la Fiscalía del Estado, complementa la protección adicional que el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, ofreció a la alcaldesa y la inclusión de Manzanillo entre los municipios prioritarios para la Guardia Nacional”.

EL ACABO

  • “Haiga sido como haiga sido”, ahora y en adelante la alcaldesa de Manzanillo, Griselda Martínez, está y estará mejor protegida y más segura que nunca, pero no tanto como el gobernador, el rector de la Universidad de Colima y Fernando Moreno Peña, por ejemplo.
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.