Alex Berber
             Una de los thrillers políticos “colimillas” (dijera un amigo) del último par de años, ha sido la negativa de Virgilio Mendoza por aceptar la candidatura del PAN a la gubernatura, incluso antes de que se tomara en cuenta a Jorge Luis Preciado como potencial y sorprendentemente popular candidato blanquiazul en la elección ordinaria de 2015.
            Cuando Virgilio se bajó del barco panista, dio el primer paso para enfatizar que no había contendido por el cargo de mandatario estatal frente a Nacho Peralta, derivado de un compromiso personal entre ambas partes, y lo más sorprendente, porque consideraba que “no había mejor persona para gobernar el estado”, según lo dicho en una serie de entrevistas donde dejó muy en claro que su apoyo era para el candidato priista, y no para el blanquiazul.
            A más de un año de distancia, y ya escudado bajo las siglas del Partido Verde Ecologista de México, el doblemente ex presidente municipal de Manzanillo ha llegado para “cobrarse” el apoyo incondicional que le dio a la candidatura de Peralta en su coto de poder, la costa colimense, donde los analistas políticos manzanillenses siempre consideraron que Mendoza Amezcua fue un factor fundamental para que la vertiente panista del Puerto trabajara a favor de Peralta, desestimando el arraigo popular de Jorge Luis en las dos elecciones, la ordinaria y la extraordinaria.
            Aunque Virgilio no tiene el historial más blanco al que un político puede aspirar, nada más considerando la persecución por las cuentas públicas municipales que sufrió en 2009 y el escándalo político-moral por un audio que trató la revista electrónica “Reporte Índigo”, lo que en la actualidad Virgilio sí tiene es el visto bueno del Verde a nivel nacional y el apoyo ¿incondicional? del gobernador Ignacio Peralta, quien presidió el festín en el que la base priista (¡sí!) vitoreó el nombramiento del armeritense como delegado estatal del Verde Ecologista. A pesar de que Virgilio se ha quedado esperando a que Nacho Peralta lo nombre Secretario General de Gobierno, el mandatario estatal le manifestó “apoyo total” en este evento de nombramiento, a escarnio de un Mariano Trillo –ex dueño absoluto del Verde en Colima– que fue borrado del mapa desde el momento en que evidenció la falta de cumplimiento de compromisos de campaña del ahora gobernador para con este partido satélite.
            Ahora que Rogelio Rueda fue cuestionado en su posición de dirigente estatal del PRI por los propios priistas (tras el escandaloso documento del Osafig en el que quedó evidencia de las tropelías y aviadurías de integrantes del gobierno anguianista que, en muchos casos, siguen con Peralta, o como en el caso de Rueda, en el partido), pareciera   que el empoderamiento de Virgilio no es casualidad. La elección de 2018 demostrará que el PRI está desgastado, gracias al fracaso profundo de Peña Nieto y al hartazgo de los colimenses hacia Nacho Peralta, por lo que el tricolor deberá echar mano de todos los partidos de segunda categoría que siempre le complementan en las contiendas electorales, entre los que se incluye, por supuesto, el Verde.
            El futuro de Virgilio, por lo pronto, depende de él mismo. Las decisiones que tome en 2018 serán cruciales para su porvenir político, aunque deberán ser más atinadas que su devoción por las cualidades políticas de su amigo Nacho Peralta, aquellas que solamente son comprensibles para él.
           
            Pase de salida…
           
            El discurso del “gober-runner” Ignacio Peralta en la inauguración de la Feria de Todos los Santos dejó mucho qué desear. Al hacer el corte del listón inaugural, el gobernador manifestó, textual, “este evento es de enorme tradición para los colimenses, es la muestra de lo que hacen, piensan, producen y proponen los habitantes de la entidad”. Palabrería pura mal enfocada para una ocasión en la que los colimenses hubieran imaginado que, por ser su primera inauguración de Feria estando él como mandatario (y en su condición de ex Secretario de Fomento Económico), el gobernador anunciaría una transformación importante para el futuro de este evento, al menos en la modernización y el mejoramiento de instalaciones, mismas que van sobreviviendo año con año. Ni modo, la dejó ir.
            Pase de salida 2…
           
            Por cierto, el enfado ciudadano con Nacho Peralta es tan evidente, que la columna del periodista manzanillense Javier Montes Camarena, titulada nada menos que “¿Colima, otro gobernador ladrón y corrupto?”, se estuvo reenviando imparable e incontrolablemente entre grupos de whatsapp y compartiéndose en diferentes redes sociales, eso sí, por pura voluntad ciudadana. Colimenses apartidistas, priistas, panistas, perredistas, morenistas o de cualquier filiación, difundieron sin parar el texto de una columna en la que se habla de lujos, gastos  desmedidos y podredumbre en la actual administración. Lo peor no es eso, sino que la respuesta de los “Nacholievers” y “Nachobots” de las redes fue lanzar –como distractor– memes y videos de Jorge Luis Preciado bailando y tomando en el baile de Julión Álvarez, como si fuera algo que todavía nos sorprendiera. Habrá que recordarles que esa imagen de Jorge Luis fue la que utilizaron una y otra vez en la campaña de odio de la elección extraordinaria, por lo que el efecto, a un año de distancia, fue ínfimo. Renovarse o morir.
            Pase de salida 3…
 
            El bando del PRI y el bando del verdadero PAN están más que marcados en la contienda por la dirigencia estatal del blanquiazul. Será cruenta, pues de este evento depende que el PAN siga siendo un auténtico partido de oposición o se convierta en una caricatura.
Alex Berber

Autor del libro "El hacedor de goles ha muerto"

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.