TAREA POLÍTICA por
José Luís Santana Ochoa

En  el casi año y medio que lleva al frente de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Manzanillo (CAPDAM), Gabilondo Uribe García ( 80% de honestidad y 20% de capacidad) ha hecho gala de su incompetencia al mismo tiempo que presuntos actos de corrupción en el organismo a su cargo no han estado ausentes sino todo lo contrario. El colapso del servicio de agua potable lo atribuye la alcaldesa Griselda Martínez a que “ el acueducto que viene de Armería ya es obsoleto y constantemente registra fallas debido a que durante 30 años no se le dio mantenimiento y el sistema se encuentra prácticamente colapsado, para renovarlo y se requieren 1 mil 050 millones de pesos”. ¿Y las aguas negras a cielo abierto?

Hasta la fecha, el Consejo de Administración de CAPDAM ha sido convenenciera tapadera de los graves yerros, omisiones e insensibilidad social de Uribe García, que han contaminado con aguas negras amplias zonas habitacionales del Puerto, y a otras más las tienen desde hace un mes sin el vital líquido para uso doméstico, ante la inacción e indiferencia de la morena alcaldesa Griselda Martínez. ¿O no?

“En el organismo operador del agua hay ineficiencia y un tipo inexperto en la operación de CAPDAM como lo es Gabilondo Uribe García, quien es bueno para nada y malo para todo.
Un funcionario michoacano que está en la frontera de la debilidad intelectual. O al menos de la plena ignorancia, un arrimado que demuestra a cada paso que da, hilarantes metidas de pezuña (en su caso mete las cuatro). Pero no te preocupes, Griselda, aquí no pasa nada y pasa todo”, pinta Javier Montes Camarena claro y directo desde Manzanillo donde sufre como usuario las fallas, omisiones y comisiones del grillo Uribe García que canta muy mal las rancheras.

El gobierno municipal de Manzanillo, CAPDAM incluido, salió totalmente en blanco de su curva de aprendizaje para entrar en la recta final del trienio que terminará el 15 de octubre de 2021. Ahora sí, como la canción, nada les han enseñado los poco más de 17 meses que llevan en sus cargos Griselda y Gabilondo que llegaron a los mismos por un accidente electoral provocado por los excesos y abusos de los gobiernos prianistas, no porque tuvieran los perfiles idóneos para desempeñarlos con eficacia .
La campaña para atemperar la pandemia del Coronavirus puesta en marcha por el gobierno de la Cuarta Transformación les suena a cruel burla a miles de mazanillenses que carecen de agua potable para beberla con frecuencia y lavarse las manos a cada rato. Así el escenario, si a los porteños no los mata el COVID 19 sí lo harán las enfermedades gasto intestinales que están provocando la grave deficiencia sanitaria por la que deben responder CAPDAM y la alcaldesa misma.
Otros alcaldes de municipios en virtual quiebra financiera como el de Armería, entre otros, le han pedido públicamente a la Comisión Federal de Electricidad clemencia para que, por exceso de pago, no les vaya a cortar el suministro de energía que alimenta las bombas extractoras del agua desde pozos profundos, y los deje a plena merced de COVID 19. Habitantes de la comunidad de Madrid se quejan de la falta de suministro de agua y del temor al riesgo sanitario por el Covid 19. “La Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Tecomán (Comapat) nos da suministro de agua un día sí y hasta tres no, por lo que pedimos que se solucione de manera inmediata este problema”, grave situación que ni siquiera inmuta al alcalde fifí Elías Lozano Ochoa.
De nada servirá la cuarentena de aislamiento social decretada por el gobernador Peralta, ni las recomendaciones de la Secretaría de Salud del Gobierno Federal de lavarse las manos continuamente y mantener la boca siempre hidratada, si persisten deficiencias sanitarias de alto riesgo como las que han caracterizado desde hace casi año y medio a la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Manzanillo ( CAPDAM) todavía a cargo del michoacano Gabilondo Uribe García ( 80% de honestidad y 20% de capacidad).

EL ACABO

Los trabajadores de la salud en Colima están puestos y dispuestos a reforzar las acciones de “detección, diagnóstico, notificación, atención y seguimiento de casos, para garantizar la atención oportuna de los usuarios en los servicios de salud”, pero milagros no podrán hacer dada la carencia de suficientes equipos médicos, insumos e infraestructura, para “responder en un segundo y tercer escenarios que se pudieran presentar por el coronavirus”.

 El punto 7 de la Declaratoria de Emergencia en el estado de para torear al COVID 19 prescribe “la adquisición de equipo médico, agentes de diagnóstico, material quirúrgico y de curación y productos higiénicos, así como todo tipo de mercancías, objetos, bienes y servicios que resulten necesarios para hacer frente a la contingencia, sin necesidad de agotar el procedimiento de licitación pública, por las cantidades o conceptos necesarios para afrontarla”, sin precisar ni montos aproximados del dinero que se necesitará para ello ni las fuentes de su financiamiento. O séase, puro rollo.

 

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.