Diurnarius por Miguel Ángel Sánchez Romero.

El silencio que guarda el Capitán Héctor Mora Gómez, Director de Administración Portuaria Integral de Manzanillo (API Manzanillo), sobre las graves  acusaciones que pesan en su contra de haber amenazado de muerte al periodista Javier Montes Camarena, al que coincidentemente al día siguiente de los hechos se le inició una campaña de desprestigio en redes sociales, lo que lejos de desacreditarlo le han dado credibilidad y sustento a su denuncia; denuncia que por ningún motivo puede tomarse a la ligera ni pasarse por alto, sobre todo por tratarse de un funcionario del Gobierno Federal con poder económico y múltiples relaciones de las que podría echar mano para cumplir sus amenazas.

Como se recordará el pasado 20 de septiembre, el periodistas Javier Montes Camarena hizo públicas las amenzas de muerte entre otros vituperios que recibió de parte del director del API Manzanillo, Capitán Héctor Mora Gómez, quien presuntamente se encontraba en “estado inconveniente” en un bar ubicado en la zona centro del puerto, lugar donde se encontraron y en el que el funcionario Federal aprovechó para agredirlo por su trabajo periodístico en el que ha denunciado actos de corrupción en el API.

De acuerdo a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en lo que va del año en México han sido asesinados doce periodistas; mientras que  para la organización Internacional Reporteros Sin Frontera, México se ha convirtiéndolo en el país más peligroso para ejercer la profesión de periodismo por encima de naciones en guerra como Afganistán, Siria y Paquistán, esto sin tomar en cuenta  los periodistas que han sobrevivido a atentados o que han sido amenazados como Javier Montes Camarena por ejercer su derecho a la libertad de expresión e informar lo que otros callan.

Desafortunadamente las amenazas de muerte en contra de Javier Montes Camarena, se suman a la lista de agresiones que han sufrido periodistas de Colima, durante el Gobierno de José Ignacio Peralta, en el que se han registrado los asesinatos del cronista deportivo, Carlos Alberto García Martínez (2017), y del comunicador Ignacio Miranda (2016), además de un gran número de periodistas locales que han sido agredidos, quedando la mayoría de los casos en la impunidad o sin denunciar, por la complicidad de la autoridad y la parcialidad a favor del mandatario estatal que ha mostrado desde su creación la Comisión General de Protección del Ejercicio Periodístico de Colima (Copip), por lo que no es nada extraño que hasta el momento no haya dado ningún posicionamiento sobre las presuntas amenazas de muerte que hizo el director del API Manzanillo, Héctor Mora a un periodista que se ha caracterizado por ser una de voces más críticas del gobierno estatal y de la corrupción en el API.

Ante el control que tiene el Gobierno del Estado sobre las instituciones responsables de impartición de justicia y sobre los medios de comunicación a través del manejo de contratos de publicidad oficial; pero sobre todo por la cercanía y amistad que existe entre el director del API Manzanillo, Héctor Mora y el Gobernador del Estado, José Ignacio Peralta y su común desprecio que por el periodista Javier Montes Camarena, por las críticas y señalamientos de corrupción que les ha hecho; resulta imperioso que las investigaciones sobre las presuntas amenazas de muerte hechas por Mora Gómez, sean atraídas por la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), a fin de garantizar la impartición de justicia y de ser necesario otorgar medidas cautelares al periodista para su seguridad y protección.

Quisiéramos darle el beneficio de la duda al Capitán Mora, sin embargo no olvidemos que en su momento arremetió severamente en contra del Presidente Andrés Manuel López Obrador cuando aún era candidato; por lo que no dudamos que las amenazas de muerte que le hizo al periodista Javier Montes sean ciertas, incluso que sea el autor intelectual de la campaña de desprestigio con la que tratan de denostar su trabajo periodístico.

Por ningún motivo puede quedar en la impunidad la denuncia hecha por el Montes Camarena, sí el Capitán Héctor Mora es culpable debe de asumir su responsabilidad, porque las agravios no se los hizo aun periodista, sino que fue un atentado contra la libertad de expresión.

miguelinosan@yahoo.com.mx

 

 

 

 

 

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez Romero

Analista Político

miguelinosan@yahoo.com.mx

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.