La mañana del 12 de octubre, en sesión solemne organizada a modo por el Congreso del Estado, el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez entregó al rector de la Universidad de Colima, José Eduardo Hernández Nava, una réplica de la espada de Gonzalo de Sandoval, conquistador español que comandó y ordenó asesinatos de indígenas, destruyó y saqueó los pueblos originarios durante la mal llamada “conquista”. Con ese símbolo aberrante se reconocieron los 80 años de vida de la UdeC, siendo una burla para la comunidad universitaria y del pueblo de Colima en esta fecha histórica en la que comenzó la resistencia indígena ante el saqueo, la masacre y la colonización por medio de la violencia más cruenta; así lo señaló el coordinador de la bancada de Morena, Vladimir Parra Barragán.

Así mismo, expuso que dicho acto fue realizado “Porque ambos funcionarios comparten una visión eurocéntrica del mundo; se creen herederos de esos invasores que vinieron a estas tierras a robar, a asesinar y a violar a las mujeres indígenas, se creen los dominadores de hoy, y en buena medida lo son, porque son herederos de quienes vivieron y viven a costilla del pueblo dominado y explotado desde hace ya más de quinientos años”.

Además, remarcó que existen muchas similitudes entre el conquistador español Gonzalo de Sandoval “y su tropa de malhechores asesinos, y la camarilla de rufianes que desde hace varias décadas tiene secuestrada a la Universidad de Colima, encabezada por su actual rector, está más que justificada la entrega a este último de una réplica de la espada que utilizara el conquistador”, sentenció Vladimir Parra.

Mencionó también que el rector Hernández Nava, al igual que sus antecesores, e igual que como hicieron los españoles, “se ha dedicado a saquear a nuestra alma mater y a tratar de aniquilar a todos aquellos que no comparten su arcaica y deshonesta forma de pensar y de actuar”.

Temas opacos e irregulares en la Universidad de Colima

Por otra parte, Vladimir Parra señaló que más que otorgarles un reconocimiento a las autoridades universitarias, debería reconocerse el esfuerzo de docentes, estudiantes y trabajadores, que, aunque han sido humillados y burlados en muchas ocasiones, son ellas y ellos quienes mantienen con vida y en alto el nombre de la universidad de Colima, no así sus funcionarios.

Expuso también que la élite que maneja a la UdeC es caracterizada por “el derroche de recursos públicos en sueldos y en pensiones para funcionarios y exfuncionarios que conforman la denominada ‘casta dorada’”, además de ocuparse de “la eliminación de toda disidencia mediante despidos injustificados; las excesivas y desproporcionadas cuotas que se cobran a estudiantes, incluso por conceptos inexistentes; la falta de transparencia en el manejo de su presupuesto; la supresión de la democracia al interior de la propia Universidad”.

Todos los señalamientos anteriores y más “ha quedado evidenciado en la reciente auditoría que el OSAFIG, por primera vez, a petición del grupo parlamentario de Morena, le practicó a nuestra máxima Casa de Estudios, y que solamente ha venido a confirmar lo que siempre había sido un secreto a voces: la corrupción ha adquirido carta de identidad en la Universidad de Colima”, manifestó Parra Barragán.

En lugar de llevar a cabo una premiación con una espada de un conquistador español como reconocimiento, “se debería aprovechar esta fecha para que, como legisladores, nos preguntáramos ¿cómo es que gran parte de esta población indígena, proveniente de una civilización con un elevado desarrollo filosófico, lingüístico, militar y económico, se encuentra ahora en la miseria? ¿Por qué sigue vigente este doloroso proceso, por el que las clases dominantes dominaron y siguen dominando a nuestro pueblo, primero mediante las encomiendas novohispanas, luego mediante las haciendas, y ahora, desafortunadamente, mediante el capitalismo perverso que practican muchos empresarios sin escrúpulos?”, sentenció el coordinador de la bancada de Morena.

Finalmente, Vladimir Parra recordó que “el mal llamado ‘descubrimiento’ de América (1492) no fue más que el comienzo de la invasión europea del continente americano. Por eso coincidimos con la visión del presidente López Obrador de que la Corona Española y la Iglesia católica pidan perdón por la conquista. Nuestra es la tarea de deconstruir la visión eurocéntrica de la historia, y crear una nueva, en la que los pueblos originarios tengan un papel central, que mucha falta le hace a México, porque aún al día de hoy el racismo y la discriminación siguen marcando a nuestra nación”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.