Y  le dije adiós y cerré la puerta… no porque no deseara que volviera, que regresara para quedarse con toda la magia del encanto de su presencia, con sus caprichos adorables y su sonrisa gloriosa y perfecta, tan maravillosa y tan grande como una vida completa.

La cerré en realidad, porque no quería que se escapara lo último que queda de los indicios vanos de una prudencia impuesta y limitada,  y de una dignidad seriamente lastimada. La cerré por orgullo y por puro instinto de supervivencia…

Porque no soporté la sola idea de que al irte, se fueran también detrás de ti los fragmentos de mi corazón profundamente  afligido. Y tuve miedo de impedirte el paso y de clausurar para siempre todos tus caminos. Tuve tanto miedo de que pudieras ver las lágrimas que cegaron mis ojos y decidieras entonces, por un gesto de compasión y de piedad lastimosa quedarte conmigo… por eso te dije adiós y cerré la puerta.

Porque ya había sopesado la posibilidad inequívoca de tus reproches y de mi tristeza que sin ninguna duda, amargarían mi alma entera. Pero a ti mi amor, te robarían para siempre el brillo hermoso de tu mirada y la alegría divina de tu sonrisa gloriosa y perfecta…

SENDY SÁMANO*

 

Poetisa Colimense autora de “El amor y sus contradicciones” www.sendysamano.org

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.