“La manera de morir puede ser más triste que la propia muerte”

 

 

Déjenme decirles que algún atraco o asesinato es increíble en nuestro estado, es incurrir en lugar común.

Los colimenses que se quedan en casa, los asaltan o asesinan y otros, mueren del susto. Si salen, en la calle los bajan del automóvil, pistola en mano; pero hasta eso, les dan permiso de sacar la carriola y el niño.

Si va usted a depositar o retirar dinero del banco ahí queda la lana, el reloj y la tarjeta de crédito. La gente del puerto y de todo el estado tiene miedo y más cuando los malvados hasta calendario te dan para los horarios del “toque de queda”, < no salgas después de las 10 de la noche o no responden por chipote con sangre >. Aquí en Colima nunca estas seguro si te tocó asaltó de ladrón o de policía. No es vida.

Lo que les quiero decir es que la escalada de violencia y muertos, ni cuándo que haya tocado fondo. Cada día es más agresiva, insolente e impúdica. Algunos desmemoriados comentan que nada más falta que roben a un cuartel de policía ¿Cómo que falta? Cuentan que cuando estaba Miguel Salazar Abaroa disponiendo de la dirección de seguridad pública del puerto les robaron pistolas y cartuchos.

Las policías de Colima son como los músicos de rancho: “puro afinar e ir al baño”, lo que deben de hacer pero ya, es ejecutar algo distinto a… “Me importa madre”.

Pero tampoco voy a estar aquí, marreando mi lap-top sin provecho, como si no hubiera nada que hacer ante tantos asesinos y políticos ratas sueltos. Si andan así, es porque en su tiempo Silverio Cavazos Ceballos, Mario Anguiano Moreno y, hoy, el “Asquitos” Nachito Peralta Sánchez les permiten llevar a cabo impunemente cuantas ejecuciones y fechorías les viene en gana.

El “asquitos” debe pelear como hombre, para no estar llorando como mujer la pérdida de un Colima seguro.  Nueva York pudo. Y en Nueva York no son afamados por entrones. Cuestión de saber y querer. Ahí está el detalle. Si no hay quién sepa…ya ni les cree usted que quieran. Horrenda está la situación. Y como dice el vulgo: pinta más feo que José Luís Cuevas.

En mala hora, el crimen organizado pone patas para arriba al nuevo gobierno estatal que llegó el 1 de noviembre del 2015, ¡124 días de no poder en el poder! Los columnistasnachoperalta@.com exigen callar, aguantar, cerrar filas sin chistar con el nuevo gobierno y, quienes con exigencia lo denunciamos por haber desatado fuerzas criminales que lo han rebasado, y ahora lo tienen contra la pared mientras toman como rehén a porciones de la sociedad.

Al centro de esa tensión al gobernador José Ignacio Peralta Sánchez (a) el “asquitos” le aparecen sus traumas, viajes y viejas aunados al creciente malestar y la insoportable incertidumbre provocados por el derrame de la violencia y la actividad criminal sobre la sociedad de Colima.

Lejos de encarar objetivamente la crisis provocada por el crimen organizado nuestro flamante “Chupitos”Arnoldo Ochoa González secretario general de Gobierno “asusta” al narco diciéndoles que el gobierno de Colima invertirá ¡Mil millones de pesos en estrategias, uniformes y patrullas para aniquilarlos! vaya consuelo que nos brinda la mente alcoholizada del responsable de la política interna de Colima.

Con la mitad de los millones a ejercer y desaparecer, sobrará para que surjan vocaciones de salvadores de la seguridad pública. El aislamiento y la incomunicación estatal combinados con el absurdo de convertir al“chupitos” Ochoa González en el único portavoz van llevando a esto que dicen que es gobierno a perder oído así como divulgar ideas o ejercer prácticas inaceptables.

“Chupitos” trata inútilmente de justificar toda muerte provocada por la violencia criminal porque alguna liga tendría con esa actividad; ocultar errores que, reconocidos como tales, hubieran sido menos dolorosos y agraviantes; propagar que, porque se iba mal, íbamos bien; hacer del recuento de ejecutados y embolsados una cuenta que aún no alcanza su justa dimensión.

Por lo visto durante estos últimos 124 días que el gobernador de Colima Peralta Sánchez (a) el “asquitos” ha conducido (es un decir) la incertidumbre de Colima provocada por el crimen organizado no ha tocado fondo. Faltan cosas por ver y más cuando el Ejecutivo estatal se hace acompañar de un conocidísimo miembro de la mafia criminal local.

Sino pregúntenle al Güero José Luís Santana Rodríguez quien a pesar de su visible Alzhéimer bien que comenta en los comederos políticos la cercanía del mafioso con el gobernador de todos ustedes: Nachito.

Faltan cosas por ver y no cabe el asombro. Como Colima sí hay dos o más de dos. La espiral de la violencia provocada por el crimen organizado responde a los cánones trazados por los exgobernadores Silverio Cavazos Ceballos y Mario Anguiano Moreno y, a lo que se ve, seguidos al pie de la letra por el nuevo depositario del Poder Ejecutivo estatal José Ignacio Peralta Sánchez (a) el “asquitos”, quien hace del silencio y el ocultamiento, síntomas de complicidad, indiferencia o rendición.

¡Avisados están!

Ahí se ven

ENLACITOS

 

BOCABAJEADO Y RIDICULIZADO: Reducido a la mínima expresión quedó el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez (a) el “asquitos” ante el duro revés que le propinó el Congreso del estado al devolverle a los corrales a su protegido José Guadalupe Franco Escobar a quien proponía para ocupar el puesto de Procurador de Justicia de Colima, el tipo no pasó la prueba del añejo.

Un aplauso y nuestro reconocimiento a los diputados de esta LVIII Legislatura quienes ya le enviaron el mensaje al “Ascos” que las cosas van por el rumbo de la legalidad, no como él que pretendió hacer chuecuras mal aconsejado por el “Chupitos” Arnoldo Ochoa González para imponer por sus pistolas a un tipo con malos antecedentes.

Lo dicho: “Lo que mal empieza mal acaba”. No falla.

 

HECHO VOLAS: Sin duda alguna el presidente del PRI estatal rogelio rueda anda derramándola a tiro por viaje, ayer decía que Nachito debería “corregir” el error de nombrar a Mono-Chango como delegado federal en Semarnat, hoy, dice que su jefe el “asquitos”  va a ¿gobernar? Con traidores, traidoras, políticos ratas de otros partidos y…con priistas. (Sic) (Ángel Guardián- radio Levy 01/03/16)

Queda claro: Nabor Ochoa López SÍ es del equipo político del “asquitos” gobernador de Colima Peralta y,rogelio rueda es sólo un agregado.

EXPLICACIÓN NO PEDIDA CULPABILIDAD… En un acto de cinismo el presidente de Coparmex-Colima Mario Moncada reconoce públicamente que su organización es “Corresponsable en actos de corrupción en los tres niveles de Gobierno”.  Vaya sinvergüenzas y pensar que el secretario de Fomento Económico del gobierno del“asquitos” es de esa yunta. Así o más claro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.