Con remotos antecedentes que nos trasladan unos 4000 años atrás y retomada por las culturas occidentales hará apenas 400 años, puesto que el primer testimonio se encuentra en Babilonia (actual Irak) alrededor del 2000 a.C. Sin embargo, los babilonios comenzaron su año nuevo cerca del final de lo que hoy es marzo, época lógica para empezar un nuevo año ya que el invierno había terminado y la primavera con su nueva vida comenzaba y los cultivos se plantaban para el año siguiente que nacía. No obstante, en el año 153 a.C. el Senado romano decretó que el año nuevo comenzara el 1 de enero, según para corregir el calendario, que se había salido de sincronía con el sol por lo que la fecha no tiene ningún significado agrícola o estacional.

 

El Año Nuevo es una fiesta que celebra el inicio de un nuevo año. La fecha en que se realiza esta celebración depende del tipo de calendario utilizado, y la más común es la del 1 de enero, del calendario gregoriano, que fue instaurado por el papa Gregorio XIII en 1582, y se utiliza en la mayoría de los países del mundo. Año Nuevo Occidental. Tradicionalmente, el calendario romano comenzaba el primer día del mes de marzo. Según la tradición judeo-cristiana, el 1 de enero coincide con la circuncisión de Cristo (al octavo día de su nacimiento), cuando recibe el nombre de Jesús, según Lucas.

La realidad histórica advierte que era en enero (el undécimo mes) cuando los cónsules de la Antigua Roma asumían el gobierno, por eso Julio César, en el año 47 a. C., modificó el sistema, y creó el calendario juliano que, con algunas modificaciones realizadas en tiempos del cónsul Marco Antonio en 44 a. C., el emperador Augusto César en 8 a. C., y finalmente por el papa Gregorio XIII en 1582, se utiliza hasta hoy. Posteriormente, el calendario gregoriano mantuvo la costumbre, y la celebración se caracterizó con un significado religioso durante la Edad Media y los siglos posteriores.

Con la expansión cultural de occidente durante los siglos XIX y XX, con sus grandes migraciones, el 1 de enero se convirtió en una fecha de carácter universal, incluso en países con una tradición propia, como China. En la actualidad grandes eventos se realizan en las principales ciudades durante la llamada Nochevieja o víspera del nuevo año, con espectaculares eventos de pirotecnia. El primer lugar en recibir al llamado Año nuevo es Kiribati, en las islas Caroline y Kiritimati. Mientras que, Samoa Americana y la isla de Alofi son los últimos lugares en terminar el año saliente. En Francia, por ejemplo, los enamorados acostumbran besarse bajo el muérdago a medianoche y en España, como en México y en muchas otras partes, la tradición es comer 12 uvas a la par de las 12 campanadas de medianoche. En hispanoamericana existe una gran variedad de tradiciones y supersticiones conmemorativas, como augurios para el nuevo año, como descorchar una botella de sidra o champán a las 00:00 horas del 1 de enero.

A esto, es necesario agregar que originalmente, el calendario primitivo de Roma se dividía en 10 meses. Fue Numa Pompilio, segundo rey de Roma (715-672 a. de C.), quien adaptó el calendario al año solar agregándole 2 meses para iniciar con ENERO como el primer mes añadido, su nombre antiguo era Ianuro, por el dios Iano, protector de puertas y entradas, dvinidad representada con una vara y una llave; luego viene FEBRERO, también incorporado por Pompilio, dedicándolo a Plutón o Februo, para que éste aplacara sus iras. MARZO, que honra a Marte, dios de la guerra, porque en este mes se iniciaban las campañas bélicas romanas.

Mientras que ABRIL procede del griego afros, que significa espuma, de la que surgió Venus. Se dedicó a la fertilidad. MAYO. Es un homenaje a los ancianos o protectores del pueblo, ya que deriva de la palabra latina majorum, que significa mayores aunque igual se atribuye a la diosa Maya, la esposa de Vulcano; JUNIO, representado con un segador de heno, supone un homenaje a los jóvenes, ya que proviene del término latino junior. Luego tenemos a JULIO, por Julio César quien le impuso su nombre. Con AGOSTO, se rinde homenaje al emperador Augusto. Inicialmente de 30 días y se llamaba Sextilis; N. Pompilio le quitó 1 día y Julio César le añadió 2.

SEPTIEMBRE, mes que como al principio ocupaba el séptimo lugar (septem, en latín), conservó su denominación a pesar de ser el noveno. Diferentes escenas representan este mes, dedicado a Vulcano; con OCTUBRE, que ha conservado también su nombre venido de la época de Rómulo, del término latino october: octavo. Tanto el comercio como la siembra, tareas de la época que marca, servían para simbolizarlo. NOVIEMBRE, con su denominación de noveno lugar (november), sus días sufrieron cambios hasta llegar Augusto, quien lo dejó en 30, para cerrar con DICIEMBRE, mes que a pesar de estar en el último puesto, sigue conociéndose por la posición décima originaria y que con su nombre alude.

año viejo

*(Letra) CANCIÓN: El Año Viejo, INTÉRPRETE: Tony Camargo, AUTOR: Crescencio Salcedo, ÁLBUM: Las Número 1 De La Música Tropical.

 

POR NOÉ GUERRA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.