La pandilla cenecista liderada por Rogelio Humberto Rueda Sánchez, Jorge Armando Gaytán Sánchez y Francisco Ánzar  Herrera, se tapa sus trapacerías con el mismo zarape tricolor de la corrupción y la impunidad. Por eso, como el magazo, el primero, con la cachucha de presidente del CDE del PRI, ha declarado: “nada por aquí, nada por allá”, sobre el desvió de seis millones de pesos de las arcas del PRI a las de la CNC, el doble de lo que el dirigente de ésta, su primo hermano Jorge Armando Gaytán Sánchez, había asegurado el día 6 de abril de 2016 haber devuelto “en menos  de un año”, y menos de los diez que un secretario del CDE del PRI, días antes de que saliera a los medios el caballero de Colón, filtró como monto del desfalco.

El ex Secretario General de Gobierno en la nefasta administración anguinista, Rogelio Humberto Rueda Sánchez, días después de haber declarado el día 7 de abril de 2016 que “en el PRI no hay registro y ningún documento que avale la operación de los tres millones de pesos”, salió con que el préstamo que como por arte de magia creció de tres a seis millones de pesos “fue reintegrado en su totalidad en octubre del 2015 sin que hubiera daño patrimonial al partido”, al contrario, benefició al mismo, habría que colegir. Ahora resulta que los partidos políticos también tienen como propósito el otorgamiento de créditos, eso sí, según ellos, siempre y cuando sean con recursos financieros propios, no provenientes del Instituto Nacional Electoral, como si el dinero que manejan no tuviera  como lo tiene el carácter de público por la naturaleza misma de los partidos políticos.

Después de que, como el monje loco, Rogelio Humberto había declarado: “nadie sabe, nadie supo”, para en automático evadir su responsabilidad en tan enlodado tema, ahora, loro y lirondo, sale conque  “No hay dinero perdido, no hay sino un préstamo que el PRI hizo a la CNC para un programa social que llevó a cabo hace dos años y que en ese momento el PRI consideró que valía la pena financiarlo”, fecha en la que él y  Francisco Ánzar Herrera pertenecían al mismo establo marista. El programa social de marras no es otro que el negocio de agio puesto en marcha por su compañero de sector el bribón coquimatlense de siete suelas, “El Tamacuas”,  a quien tácitamente exonera de cualquier responsabilidad al respecto.

El caballero de Colón totalmente Altozano, acompañado de su secretaria de finanzas,  podrá decir misa, cuantimás afirmar que la CNC le devolvió al CDE del PRI los seis millones de pesos del principal, pues entre ambos no se cobran intereses; y hablar de bancos, números de cuentas, fechas, montos de movimientos operados y aportaciones de militantes que nunca jamás se dan, pero ni “El Bucky” le creerá su rollo, mucho menos el INE que califica la maroma como irregular y por ello le ha impuesto una multa de seis millones de pesos, ni el TRIFE que habrá de resolver en el mismo sentido. En lugar de tanto brinco y revolcada  en el lodazal tricolor que lo tiene atascado, Rueda Sánchez debe irse con todo en contra del Tamacuas y de su primo hermano, no protegerlos con el mismo zarape verde, blanco y rojo como lo está haciendo.

La exoneración del PRI y la CNC anguianistas marca la tónica de lo que resultará de las auditorías que supuestamente se están haciendo a los dos últimos años de la administración estatal 2009-2015: Ni Mario Anguiano Moreno ni ningún miembro de su gavilla serán sancionados porque no encontrarán pruebas de la corrupción imperante en ese periodo. Al contrario, puede que hasta disculpas les ofrezcan por haber puesto en duda su honestidad y transparencia. Al tiempo.

EL ACABO

  • ¿Por qué la Secretaría de Movilidad, “en coordinación con la Secretaría General de Gobierno”, se limita sólo a la revocación de 44 concesiones otorgadas para la operación del servicio de taxis a la salida del nefasto gobernador Mario Anguiano Moreno? Ya encarrilada debiera hacer lo propio con las que entregaron en su oportunidad Jesús Silverio Cavazos, Fernando Moreno Peña y Elías Zamora Verduzco, para no ir más lejos.
  • Una prueba más de que le ley protege a quienes abusan del poder es lo declarado por el titular de la Consejería Jurídica, Andrés Gerardo García Noriega, en el sentido de no se pueden dar a conocer los nombres de las personas a las que les fueron otorgadas esas concesiones: “No podemos prejuzgar de manera anticipada, tomar un juicio anticipado respecto al uso que se hizo de parte de estos titulares de las concesiones. Se tiene que desahogar un procedimiento conforme a la Ley de Transporte y la Vialidad y su Reglamento. Esa es la razón por la que si se dan a conocer los nombres de las personas involucradas, se iría contra de la Ley de Protección de Datos Personales y puede dañar el propio curso del procedimiento”. ¡No pos’ sí!
  • Tiene razón el dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Colima, Rogelio Humberto Rueda Sánchez, cuando afirma que no debe generar conflicto el que en el gabinete estatal haya personas de otros partidos políticos. Tampoco, el que José Ignacio Peralta hay incluido uno que otro priista, habría que agregar.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.